Nuestro Banderín

El motivo del banderín del Rotary Club de Buenos Aires es el escudo de la Ciudad de Buenos Aires establecido por Juan de Garay en 1580, año de la segunda fundación de buenos Aires. Representa un águila coronada, con cuatro hijuelos y una cruz colorada semejante a la de Calatrava.

Nuestro Banderín

Nuestro Banderín

En la parte posterior de cada gallardete aparece publicada (en español e inglés) la explicación arriba mencionada.

Escudo de Armas de la Ciudad

Escudo de Armas de la Ciudad

Escudo de Armas de la Ciudad

Reseña Histórica

En los autos fechados el 20 de Octubre de 1580, proveídos por Juan de Garay, fundador de la Ciudad de la Santísima Trinidad, se hace referencia al orden que había que guardar en el repartimiento de tierras y estancias, la elección del patrono y las armas de la ciudad.
En los mismos, Garay señaló como armas de la ciudad un águila negra pintada al natural, con su corona en la cabeza, cuatro hijos debajo, demostrando que los cría. Una cruz colorada sangrienta saliendo de su mano derecha y subiendo más alta que la Corona, semejante a la Cruz de Calatrava, todo ello en campo blanco.
Las razones alegadas por el mismo Garay sobre el significado de estos atributos son las siguientes: “haber venido a este puerto con el fin y propósito firme de ensalzar la fe católica y servir a la corona real de Castilla y León, dar ser y aumentar los pueblos de esta generación que a cuarenta años que está poblados y cerrados e iban en gran disminución…”.
En más de una oportunidad, reiteraremos estos conceptos, para referirnos a la descripción más detallada del escudo de Garay y su simbología.

El 11 de Junio de 1580, Juan de Garay fundó la Ciudad de la Santísima Trinidad, a la que denominó así por haber llegado el 29 de Mayo, fecha coincidente con esa festividad religiosa. El puerto conservó el nombre de Santa María de Buenos Aires, que Don Pedro de Mendoza le dio en 1536, por un voto que había hecho a la Virgen del Buen Aire, venerada en Cágliari (Cerdeña), lugar en que había intervenido en campañas militares. También se relaciona la elección de la virgen, con dos mercedarios entre los miembros de la expedición de Garay.
Meses después, Garay repartió los solares y chacras, y el 20 de Octubre reunió al Cabildo para elegir el Patrono de la Ciudad y determinar el escudo de Armas que debía tener (el escudo de armas es la representación, sobre una pintura, grabado o dibujo, de las piezas simbólicas de acciones distinguidas y heroicas de un personaje, familia, ciudad o congregación; el blasón es el escudo de armas de cada linaje, ciudad o persona).
Los cabildantes expresaron en esa oportunidad a Garay la necesidad de que éste señalase las armas a la ciudad para que este fundase su blasón (escudo) y el acta capitular de dicha sesión describe al águila con las aguiletas, sosteniendo la cruz de Calatrava en su pata derecha, sobre un fondo blanco.
Las razones que alegó Garay para las figuras del escudo eran las siguientes:”… haber venido a este puerto con el fin y propósito firme de ensalzar la Santa Fe Católica (reflejado en la Cruz de Calatrava) y servir a la corona real de Castilla y León (la corona que sostiene el águila en su cabeza) y aumentar los pueblos de esta gobernación que a cuarenta años de estar poblados y cerrados, iban en gran disminución…”. Según Enrique Peña, estos pueblos serían representados por las cuatro aguiletas, y que aluden a las cuatro ciudades que debía fundar Ortiz de Zárate por los términos de la capitulación de 1569: Santa Fe (1573), Buenos Aires (1580) y probablemente Concepción de Nuestra Señora, en el río Bermejo (1585) y Vera ó San Juan de Vera de las Siete Corrientes (1587).

En 1591, el Real Consejo de Indias, aceptó como armas las que dio Garay, permitiendo a la ciudad utilizarlas, pero hasta 1615 no vuelven a ser mencionadas en las actas capitulares, y ese año se describe un escudo con un pelícano y cinco hijos, ignorándose la razón del cambio del animal representado.

En 1649 se propone un modelo de sello de armas, porque el Cabildo carecía de uno y se reproduce el dibujo de una paloma radiante que mira hacia la izquierda, volando de frente, por encima de un mar agitado del que emerge la uña de un ancla, que significaría puerto.
En sucesivas modificaciones del escudo con los barcos navegando en direcciones contrarias a las del emblema adoptado finalmente en 1923, o figurando un mar sin barcos, llegamos a 1852, fecha en la cual, se reorganiza el gobierno Municipal (los cabildos habían sido suprimidos por ley de 1821). En esta oportunidad, se encargó a una comisión de educación el proyecto de un sello para el municipio. La comisión propuso reutilizar el usado anteriormente, con dos navíos anclados en el mar, una paloma radiante volando en medio y sin ancla, que indicaba puerto. En 1856, según Peña, se sancionó la ordenanza correspondiente. El ancla fue impuesta por la costumbre y por los antecedentes considerados al sancionar la ordenanza.
En 1910, Enrique Peña propuso la sanción de una ordenanza que determinara la
representación gráfica del escudo de armas de la ciudad, a fin de termina las diferencias entre distintos escudos: podían advertirse en los documento: a diario salían de las mismas oficinas municipales. En ese sentido, recomendó que no estando determinada la clase de barcos que figuraban en los escudos empleados, se usaran carabela y un bergantín, que fueron tipos de embarcaciones que trajo Garay cuando vino a fundar la ciudad.

Por otro lado, Peña acudió a los archivos de España, planos y documentos referidos a la historia edilicia de la ciudad encomendó al pintor D. Miguel Vela especialista en trabajos heráldico: ejecución del dibujo dado por Garay Buenos Aires, facilitándole copias de actas del Cabildo y resolución del Consejo de Indias. La ilustración, tal como se la reproduce en la Bandera de la Ciudad Autónoma Buenos Aires, sancionada en 1995, es la exacta reproducción gráfica del escudo que Garay dio al fundar la ciudad en 1 según expresa Peña.

El 3 de Diciembre de 1923, una orden dispuso que el escudo de la ciudad debía colocarse en los frentes de edificios y en los documentos, sellos o papeles usados en las oficinas municipales, debía ser el de los barcos con la paloma radiante y el ancla.

Consideraciones sobre la simbología del escudo de Garay

El diseño de este escudo, fue encomendado por Peña a D. Miguel Velasco, especialista en trabajos heráldicos y presenta algunas características en su dibujo que merecen ser expuestas por separado.

La dirección en que mira el águila

En el escudo dado por Garay, el águila que sostiene la cruz de Calatrava, tiene la cabeza volcada hacia siniestra, es decir, hacia la izquierda. Cabe señalar que, en términos de heráldica, las direcciones de las figuras son a la inversa del espectador del emblema, es decir la izquierda del escudo es la derecha de quién lo contempla.

El águila es una figura contornada por tener su perfil dirigido hacia la siniestra (izquierda).

Salvo en casos especiales, los animales o sus cabezas siempre están vueltos a la diestra ( derecha). Esta coronada por tener una corona resuelta en otro esmalte ( o color), que siempre representa al metal. Es armada ( o membrada) porque las patas son de diferente esmalte al resto del cuerpo.

Es picada porque el pico es de diferente esmalte al resto del cuerpo.

En 1744, el cabildo decidió retocar las armas de esta ciudad porque estaban “poco decentes”. No se sabe quien las había hecho, pero fue reparado el cuadro al óleo que actualmente se conserva en el Museo Histórico, y el blasón de la ciudad aparece colgado en la parte inferior y la paloma mira nuevamente hacia la izquierda.

A partir del año 1580, cuando Garay define el escudo de armas de la ciudad recientemente fundada, aceptado por el real Consejo de Indias en 1591, se produce un vacío de información hasta el año 1615, cuando las actas capitulares describen como armas de la ciudad, un escudo en el cual aparece un pelícano con cinco crías . No hay explicación histórica para este cambio; Enrique Peña, en su minucioso trabajo sobre el escudo de armas de Buenos Aires, no ha hallado justificativo para el reemplazo de animal.

Sabemos que, ante la ausencia de alguna ilustración del escudo que Garay dio a la Ciudad por el fundada, Peña entregó la descripción escrita del mismo, junto con toda la documentación histórica, a un artista plástico especializado en heráldica, Don Miguel Velasco, por lo que podrían descartarse ciertas improvisaciones, tales como la orientación equivocada de la cabeza del águila.

Examinando otras reproducciones del escudo de Garay, hemos comprobado como, en el logotipo de la Universidad del Salvador tal como aparece en la figura 7 el águila miraba primero hacia la izquierda, según se la reproducía con motivo de la primera visita del Papa a nuestro país en 1982 y luego a la derecha, como se ve en la figura 8, de la guía universitaria de 1998.

En las explicaciones dadas en esa guía, se indica que el águila reproduce al escudo de Austria, con la Cruz de Calatrava blasón que “… Don Juan de Garay legara como fundador de la Ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo consultando bibliografías sobre heráldica pudimos llegar a las siguientes conclusiones:

Felipe II alcanzó la corona de España, Italia, y los Países Bajos por la abdicación de Carlos I de España y Carlos V emperador de Alemania en 1555.

En el libro de Maclagan puede leerse sobre el Rey Carlos I.

(… los ancestros del emperador Carlos V (…) muestran que cinco de sus antepasados vinieron de la península: él fue más hispánico que ningún otro. Su escudo de armas muestra en la mitad superior Castilla y León, Aragón y Sicilia como Granada ( N° 1 al 5), en la parte inferior, Austria, La Burgundia antigua y moderna y Bravante, con Flandes y Tirol en conjunto central” (N° 6 al 10).

————————————————–

Ordenanza N° 49.669
Adóptase bandera oficial de la Ciudad de Buenos Aires

La ordenanza N° 49669 del 31 de agosto de 1995 estableció la adopción de una bandera oficial para la Ciudad de Buenos Aires.

Se trata de un pabellón compuesto de un fondo blanco que reproduce en su centro la réplica del escudo que el 20 de octubre de 1580 fue adoptado por Juan de Garay. Esta integrado por un águila negra, la cruz de Calatrava y una corona como símbolo del reinado de Castilla y León y cuatro aguiletas que representan las cuatro ciudades que debían fundarse.

La primera fue Santa Fe, la segunda La Trinidad. Las otras dos ciudades, fundadas después de la muerte de Garay, habrían sido Concepción de Nuestra Señora, a orillas del Río de Vera y Aragón y la ciudad de Vera, luego llamada San Juan de Vera de las Siete Corrientes ( Corrientes).

Art. 1 °. “Adóptese como bandera oficial de la Ciudad de Buenos Aires el pabellón compuesto por fondo blanco, reproduciéndose en su centro la réplica del escudo creado por Juan de Garay el 20 de Octubre de 1580, integrado por un águila negra con su corona en la cabeza, cuatro hijos por debajo y una cruz colorada sangrienta que sale de su mano derecha”.
Art. 2°. “La bandera será rectangular, de un ciento cuarenta centímetros (140cm) de base por noventa centímetros (90 cm) de alto y el escudo se ubicará centralmente”.
Art. 3°. “La bandera adoptada por el artículo 1 ° acompañará a la bandera nacional en todos los actos oficiales y presidirá los despachos de los funcionarios de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires”.
Art. 4°. “Comuníquese juntamente con el dibujo que para mayor claridad acompaña, que forma parte de la presente ordenanza”.
Boletín Municipal del 6/11/95 n°:20.157, pág.: 103.411.

 

Banderín oficial en 2017

20170920_165739