Premio Rioplatense año 2009

al Dr. Ricardo Pascale, de Uruguay

PROGRAMA EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Martes 28 de abril de 2009

La Comisión de Recepción del RCBA estuvo integrada por Adalberto Barbosa, vicepresidente primero a cargo de la presidencia; Joaquín Stella, secretario honorario y Eduardo Rousseau, vocal titular.

A las 20:30 se ofreció una comida en el Grill del Marriott Plaza Hotel, donde la Comisión de Recepción del RCBA agasajó al Premio Rioplatense Rotary Club 2009 Dr. Ricardo Pascale y señora; al Presidente del Rotary Club de Montevideo, Sr. Mario Klisich y señora y al ex Presidente del Rotary Club de Montevideo, Sr. Julián Alonso Freiría y Sra.

Miércoles 29 de abril de 2009

A las 11:30, las delegaciones rotarias argentina y uruguaya acompañaron al premiado,  Dr. Ricardo Pascale, donde se colocó una ofrenda floral en el Monumento al General Artigas (Austria y Tagle), con guardia de granaderos .

A las 11:30, las delegaciones rotarias argentina y uruguaya acompañaron al premiado, Dr. Ricardo Pascale, donde se colocó una ofrenda floral en el Monumento al General Artigas (Austria y Tagle), con guardia de granaderos .

Las delegaciones rioplatenses se trasladaron posteriormente al Marriott Plaza Hotel, donde se sirvió la tradicional “Copa de compañerismo rotario”.

Las delegaciones rioplatenses se trasladaron posteriormente al Marriott Plaza Hotel, donde se sirvió la tradicional “Copa de compañerismo rotario”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reunión del Rotary Club de Buenos Aires

Puntualmente a las 13:00, nuestro vicepresidente primero a cargo de la presidencia, Dr. Adalberto Barbosa ofreció el izamiento de la bandera argentina al EDRI Carlos Speroni; la bandera uruguaya fue izada por el agasajado Dr. Ricardo Pascale y la bandera rotaria al Presidente del Rotary Club de Montevideo, Sr. Mario Klisich.

Posteriormente nuestro secretario honorario, Joaquín Stella expresó “Señoras, invitados especiales, amigos rotarios. Preside la trascendente reunión de confraternidad rioplatense, de este miércoles 29 de abril, nuestro amigo Adalberto Barbosa, vicepresidente primero a cargo de la Presidencia. Es un grato honor para mí darles una muy cordial bienvenida a la destacada delegación rotaria uruguaya, que acompaña al distinguido Dr. Ricardo Pascale, nominado por ambos clubes rotarios, de Montevideo y de Buenos Aires, para recibir el Premio Rioplatense Rotary Club 2009 y a quien le damos, junto con su esposa y su hija, una muy cordial bienvenida! Lo acompañan el presidente de nuestro club padrino, Mario Klisich y su esposa; integrantes de su junta directiva, ex presidentes del club, entre los que contamos al Dr. Rocca Couture, con quien coordinamos este acto rotario establecido desde 1960. Nos acompañan también, en representación del Embajador de la República Oriental del Uruguay, su Agregado Cultural, Dr. Carlos Mendive. Contamos también con invitados de nuestro distinguido premiado: el Dr. Ricardo López Murphy y señora y el señor Osvaldo Pacheco; el EDRI Carlos Speroni; el gobernador rotario de nuestro distrito René Bollag; la presidenta de nuestra Asociación Damas del Rotary Club de Buenos Aires (ADARBA) Sra. Ana María de Insúa y su esposo.

Les recuerdo que el próximo miércoles 6 de mayo se realizará la tradicional reunión de la entrega del Premio Rotario Ríos Fraternos 2009, al Sr. Mauro Ribeiro Viegas, de Brasil, distinción que se entregará conjuntamente con el Rotary Club de Río de Janeiro”.

Delegación rotaria uruguaya: Julián Alonso Freiría y Sra., Felipe Brussoni, Riosto González y Sra., Domingo Iribarne y Sra., Mario D. Klisich y Sra., César Lagorio e hija, Gabriel Muto, Ricardo Pascale, Sra. e hija, Adolfo Petrozzelli, Juan José Pol Deus, Juan Ignacio Risso, Eduardo Roca Couture, Hugo Rubio y Sra., Carlos Salveraglio y Sra., y Ulises Daniel Varela y Sra., de Montevideo, Uruguay.

Visitas rotarias del exterior: Roberto Barbosa y Sra., de Ipanema, Brasil; Sara Butruff, de Farmington, Estados Unidos; Frank Mc Neice, de Holladay, Estados Unidos; Alex Trettin, de Tacoma N° 8, Estados Unidos; Craig F. Leiser, de Stillwater Sunrise, Estados Unidos.

Invitados de nuestros socios: René Bollag, de San Telmo-Constitución y Carlos E. Speroni, de Temperley.

Esposas de nuestros consocios: Alicia Ana Schmidt de Bertin, Sra. de Celman, Teresa C. Lofredo de Gesang, Estela Luro de Gorostiaga, Graciela D. Acher de Josesphoshn, Ana María Martínez Goitía de Insua, Silvia Gesell de Meszaros, Elena González Llanos de Milberg y María E. Grob Dudignac de Ray.

Palabras de bienvenida y ofrecimiento del agasajo, por el Dr. Adalberto Barbosa

“Distinguido doctor Ricardo Pascale, Premio Rioplatense 2009. Sr. Presidente del Rotary Club de Montevideo, Don Mario Klisich. Sr. Agregado Cultural de la Embajada de la República Oriental del Uruguay, Dr. Carlos Mendive. Autoridades de Rotary International y de los Clubes de Montevideo y Buenos Aires. Estimadas señoras del Uruguay y de la Argentina. Invitados especiales. Amigos rotarios.

Es para mí un gran honor, en representación del Rotary Club de Buenos Aires dar la bienvenida a esta casa a tan calificado grupo de amigos de Uruguay.

Saludamos en ustedes a todos los rotarios de Montevideo, pero también al Uruguay de nuestra historia común, de nuestros lazos familiares, de nuestros lugares y amigos entrañables. Al Uruguay, en fin de la libertad, de la dignidad, de la decencia democrática y del respeto a las Instituciones.

Próximo a cumplir los primeros 50 años de su creación, el Premio Rioplatense, que nació a instancias del Rotary Club de Montevideo, muestra precisamente la vocación de confraternidad de nuestros pueblos. Por eso constituye un logro en sí; pero representa, además, un valioso símbolo.

Decimos que es un logro pues resulta suficiente con mirar la calificada e ininterrumpida lista de galardonados desde 1960 para advertir el altísimo nivel al que aspira y la calidad de los hombres de diversas profesiones que a ambos lados del Plata han honrado cada selección. No resisto no mencionar algunos nombres como los de Bernardo Houssay, Alberto Zum Felde, Cupertino del Campo, Justo Alonso, Luis Federico Leloir, entre los que ya nos han dejado y los más próximos Enrique Iglesias, Pablo Gorostiaga, Jeannette Arata de Erize, Julio Lacarte Muró, Pedro Simoncini, Alberto Ponce Delgado, José Claudio Escribano, Raúl Barbero y José Domingo Ray.

Pero con ser esto suficientemente relevante, hay algo que decir también del contenido simbólico del Premio Rioplatense.

En primer lugar, su continuidad muestra la voluntad constante de dos entidades de la sociedad civil, hermanas por voluntad y por destino, de no desfallecer pese a todas las vicisitudes políticas, sociales y económicas por las que han tenido que transitar en los últimos 50 años. El haber mantenido firme la determinación inicial, no es poca cosa para quienes vivimos -y muchas veces padecemos- los altibajos que se han operado en nuestros dos países

Palabras de bienvenida y ofrecimiento del agasajo, por el  Dr. Adalberto Barbosa

Palabras de bienvenida y ofrecimiento del agasajo, por el Dr. Adalberto Barbosa

Es que en el mundo de las novedades y los cambios, del vértigo de la última moda y de los permanentes conflictos, es más que nunca necesario que existan pilares de permanencia, de tradición y de confraternidad, que den continuidad y sentido a los nuevos tiempos. Sin esos pilares de equilibrio todo cambio se precipita en ruptura y, sin la capacidad de abrirse a las nuevas ideas, la tradición se aísla en su propia esclerosis.

Más aún, darle a la continuidad un deliberado nivel de excelencia constituye un singular esfuerzo que se torna tanto más destacable, en una sociedad que cada día se vuelca más a la banalidad, el mal gusto y lo trivial.

Reconocer, como lo hacemos hoy en esta Casa, los altos valores personales y científicos del Dr. Ricardo Pascale es premiar la capacidad y el esfuerzo y es al mismo tiempo, rechazar la “cultura” del facilismo y de la mediocridad.

Desde esta perspectiva, el Premio Rioplatense significa una reserva moral frente a la degradación y un acicate para los que, con nosotros, creen que los altos valores del espíritu todavía tienen lugar en este mundo.”

Presentación del premiado, por el presidente del Rotary Club de Montevideo, Sr. Mario Klisich

“Sr. Vicepresidente 1º en ejercicio de la presidencia del Rotary Club de Buenos Aires, Adalberto Barbosa, EDRI Carlos Speroni, Carlos Mendive, Sr. Homenajeado, distinguidos invitados, compañeros rotarios todos, señoras y señores:

Presentación del premiado, por el presidente del Rotary Club de Montevideo, Sr. Mario Klisich

Presentación del premiado, por el presidente del Rotary Club de Montevideo, Sr. Mario Klisich

Antes que nada y a efectos de traducir fielmente el sentir de todos los integrantes de esta delegación del Rotary Club de Montevideo que acompaña al Prof. Dr. Ricardo Pascale, permítanme expresarles la alegría que tenemos de encontrarnos en la casa de nuestro hermano, el R.C. de Buenos Aires y agradecerles la gratísima y cariñosa hospitalidad con la que nos han recibido que no hace mas que confirmar la dilatada tradición de esta rueda que siempre nos acoge como lo que precisamente somos y nos sentimos: hermanos.

Mientras en los últimos tiempos y por distintas circunstancias existen algunos que se empeñan en separarnos, el Rotary Club de Buenos Aires, junto con el de Montevideo, dan un nuevo ejemplo de fraternidad apelando a uno de los principios básicos y esenciales de Rotary: la tolerancia. Palabra mágica esta que según dice el diccionario significa “respeto por las creencias y prácticas de los demás”, es decir admitir que estos piensen y porque no, sientan de un modo distinto al nuestro, no solo como una realidad de hecho sino como un derecho que cada uno ejerce con ello, admitiendo que dicha disparidad no amengüe en absoluto, la consideración, el respeto y el sentimiento de solidaridad que a los demás debemos. Esta opción por la tolerancia nos esta dictada por razones de moral, de sentimiento, de inteligencia y mas aún agregaría, por la mismísima lección de la historia de nuestras dos naciones. Podría seguir explayándome acerca de esta entrañable hermandad –sin parangón seguramente en el mundo- que une a argentinos y uruguayos, pero no debo olvidar que mi misión específica en este acto, es la de presentar a uds. a nuestro querido compañero rotario, el profesor Dr. Ricardo Pascale, que ha sido honrado con el Premio Rioplatense. Grata, pero a la vez difícil tarea por cierto, puesto que si bien es fácil hacer el panegírico de una personalidad destacada de la sociedad oriental, como sin duda es don Ricardo, al hacerlo siempre se corre el riesgo de acumular alabanzas y elogios que contraríen los deseos y la forma de ser del homenajeado. Para hacerlo tengo solamente dos alternativas, una de ellas es ser lo suficientemente parco como para evitar incurrir en ello y la otra ser justo y no faltar a la verdad. Por esta última opto pidiéndole excusas al homenajeado y rogándole culpe a sus propias virtudes y méritos por la prueba a la que será sometida su modestia.

Supera mi capacidad de síntesis y sobrepasa mis mejores intenciones trazar en unos pocos minutos siquiera una semblanza de la vida y obra de tan destacada personalidad.

De su frondoso curriculum que abarca varias carillas y que obra en poder de la Junta Directiva del Rotary Club de Buenos Aires, intentaré hacer a continuación un resumen mencionando solamente algunas de las más destacadas facetas de su profusa, dilatada y brillante trayectoria profesional, actividad académica y docente, actividades públicas, profesionales y artísticas”.

Entrega conjunta de la distinción al Dr. Ricardo Pascale

En el podio rotario se encuentra nuestro vicepresidente primero a cargo de la presidencia, Dr. Adalberto Barbosa, en el instante en el que entrega la medalla de oro y el diploma acreditantes del premio al Dr. Ricardo Pascale. En el centro, el presidente del Rotary club de Montevideo, Sr. Mario Klisich.

En el podio rotario se encuentra nuestro vicepresidente primero a cargo de la presidencia, Dr. Adalberto Barbosa, en el instante en el que entrega la medalla de oro y el diploma acreditantes del premio al Dr. Ricardo Pascale. En el centro, el presidente del Rotary club de Montevideo, Sr. Mario Klisich.

Palabras del premiado, Dr. Ricardo Pascale

Sr. Vicepresidente en ejercicio de la presidencia del Rotary Club de Buenos Aires, Dr Adalberto Z. Barbosa, Sr. Ex Director del Rotary Internacional, Don Carlos Alberto Speroni, Sr. Gobernador del Distrito Don Rene Bollag, Sr. Presidente del Rotary Club de Montevideo, Don Mario Klisich, Sr. Agregado Cultural de la embajada de la Republica Oriental del Uruguay en la República Argentina, Don Carlos Mendive.

Señoras y señores. Quisiera expresar mi agradecimiento al Rotary Club de Buenos Aires por las innumeras atenciones recibidas, al estar en este país y en esta ciudad, en donde tengo tantos y tan buenos amigos y de tantos años y con quienes he trabado lazos tan estrechos. Asimismo, quisiera agradecer a sus integrantes que hoy nos acompañan en este acto. Esta gratitud la extiendo con mucha alegría a los compañeros del Rotary Club de Montevideo y a sus esposas que han tenido la fina atención de acompañarnos viajando especialmente para estar junto a nosotros en estos momentos, así como a los demás compañeros del Rotary Club de Montevideo que por distintos motivos no pueden estar presentes, pero que me han expresado de las más diversas formas su satisfacción por el premio y sé que están, en todo caso, presentes con nosotros.

El presidente de nuestro Club, don Mario Klisich ha presentado una semblanza muy generosa del suscrito que mucho agradezco, pero ruego que la misma se interprete en el contexto del compañerismo rotario. La deuda de gratitud con el Rotary Club de Montevideo se agiganta, cuando uno advierte la extrema generosidad para conmigo por parte de los distinguidos miembros que intervienen en la rigurosa selección del candidato a proponer al Rotary Club de Buenos Aires. Y a éste, al Rotary Club de Buenos Aires, expreso un agradecimiento muy especial al haber aceptado la propuesta de otorgarme el Premio Rioplatense Rotary Club, que me ubica junto a un arco de personalidades, que comienzan en 1960 con el eminente científico argentino, el Prof. Dr. Bernardo Houssay, y que con varias de esas personalidades he tenido y tengo el honor de conocer y tratar. En dos de ellas, me gustaría detenerme puesto que integran el grupo de maestros que he tenido el privilegio de tener en distintos ámbitos de la vida y me hicieron aportes invalorables. Una de esas personalidades es el Prof. Enrique V. Iglesias, Premio Rioplatense 1983, brillante profesor de Economía, amigo ejemplar, compañero del equipo económico cuando retorna la democracia a Uruguay en 1985 siendo él Ministro de Relaciones Exteriores y varios de sus discípulos ocupando el resto del equipo económico, correspondiéndole a quien habla la presidencia del Banco Central del Uruguay. En todos estos períodos nos enseñó magistralmente entre otras cosas, el funcionamiento de varios aspectos de la comunidad internacional. La otra personalidad en la que me quiero detener, es el Arq. Walter2 Pintos Risso, Premio Rioplatense 1997, que siendo Ministro de Transporte y Obras Públicas durante muchos años, serví bajo sus órdenes, y que pese a mi entonces corta edad dispensó toda la confianza imaginable y, me enseñó generosamente algunas de sus dotes mayores: el don de gentes y una rara capacidad de ver más allá del común de los mortales.

Maestros de esta talla que antes ocuparon esta tribuna, quizás de alguna forma no identificable, seguramente han contribuido a portarme a mí a ella. He pensado y pensado, buceando en mis esencias, qué sustento de mi actividad pudo haber concitado la atención de modo contundente al grupo de compañeros rotarios para proponerme para este significativo premio. No me ha sido nada fácil, pues mi actividad ha sido siempre normal, como para obtener semejante merecimiento. Lo único que puedo decir -y ojalá ellas sean las razones de mi elección-es que lo que ha inspirado mi humilde actividad, tanto sea en la enseñanza universitaria, como en la investigación científica, o en el Banco Central del Uruguay o en la actividad artística, ha tenido una constante: esta es, el servir a la comunidad. El gran honor conferido al otorgándoseme este premio, puedo solo entenderlo como un fuerte estímulo para la realización de ulteriores servicios a la comunidad, más que un juicio final sobre los mismos.

Es en este servicio a la comunidad que los rotarios tenemos hoy día desafíos que no podemos rehuir. En un mundo en donde las actuales generaciones están en claros peligros de perder para siempre el sentido de los valores, nuestro aporte puede ser una contribución importante. La actual crisis financiera, es un triste y elocuente ejemplo. El éxito justifica la codicia y la codicia justifica la indiferencia frente a los restantes miembros de la comunidad. Esta crisis es, antes que una crisis financiera, una crisis de valores. Reflexionemos en centrar esfuerzos en ayudar a fijar robustos marcos de referencia de valores comunes que establezcan claros límites a los excesos y a las acciones irresponsables. Siento que hay mayorías de seres que tienen esperanzas de reencauzar rumbos tan errados y buscan la guía y el liderazgo, quizás más que nunca antes. Pienso que la mayor labor en la hora, no es describir la destrucción del hombre o de su entorno o la pérdida de aprehensión de valores, sino luchar para que el hombre prevalezca con valores que encuadren su accionar.

Al comenzar señalé que me unen lazos muy estrechos con nuestra querida República Argentina. Esta afirmación es, en realidad, mucho más que una referencia protocolar. Es la historia de hechos gestados en muchos años;,no son pues solo de palabras. No hay espacio para narrar tantos hechos que vienen a mi memoria. Solo recordaré algunos. Aquí, en este país y en esta ciudad, hace cuarenta años creyeron por primera vez en mis investigaciones en la cátedra de Finanzas de la Universidad de Buenos Aires, y aquí se han publicado desde entonces. Aquí, en este país y en esta ciudad, hace treinta años también publiqué la primera edición de un libro de texto. Todas las demás ediciones se publicaron también aquí. La última, la sexta edición, publicada por Pearson, también se publico aquí, y vio la luz hace un mes. Fue un distinguido argentino, el Dr. Ricardo López Murphy-que hoy nos ha hecho el honor de acompañarnos junto a su esposa-quien asesoró brillantemente en mis presidencias en el Banco Central del Uruguay, él tan preocupado por los problemas uruguayos, como el más uruguayo. Yo tan preocupado por los problemas argentinos, como el argentino más interesado. En este arco de hechos, quisiera resaltar el episodio de la renegociación de la deuda uruguaya con la Republica Argentina, que tuve que llevar adelante hacia 1987, Este hecho fue una demostración de una solidaridad sin par de este país para con los uruguayos. Argentina confió en Uruguay en forma desbordante, y Uruguay cumplió con Argentina. Por su parte, con la humildad de país muy pequeño colaboré con la República Argentina en momentos muy difíciles, y en las urgencias decidiendo con frecuencia en forma inconsulta.

Decidiendo en soledad, soledad quedan algunas posiciones, más allá de lealtades, afectos y conocimientos. Estaba seguro que la Argentina cumpliría, y naturalmente la Argentina cumplió. Por último mencionando el otro amor en mis actividades: el arte. Fue también aquí, en este país y en esta ciudad donde hice mi primera muestra exterior, con una crítica excesivamente generosa. Me estoy refiriendo pues, a una vida de lazos de amistad, de solidaridad, Me estoy refiriendo pues a hechos, que conforman un denso entramado de mutua confianza, que deja a las fronteras solo para las cartas geográficas. Se comprende pues, que mi emoción se redobla al recibir este premio en este país tan querido para mi y con el que tengo una enorme deuda de gratitud, y ayuda también a entender por qué, este momento quedará grabado, más que en cualquier oportunidad, en forma imborrable en mi corazón y en mi mente. Buenos Aires, 29 de abril de 2009.

Del Dr. Ricardo Pascale

Palabras del premiado, Dr. Ricardo Pascale

Palabras del premiado, Dr. Ricardo Pascale

Doctorado sobre la Sociedad de la Información y el Conocimiento (Economía Aplicada, Universidad O. de Cataluña, España). Posdoctorado en Finanzas (Universidad de California, EUA)..Es profesor de Finanzas de Empresas (Universidad de la República, ROU) y académico de la Maestría en Finanzas. Fue profesor de Contexto Macroeconómico (Universidad Austral) y de Finanzas Internacionales (Universidad Católica, Uruguay). Fue presidente del Banco Central del Uruguay; director de la Asesoría Económica del Ministerio de Transporte y Obras Públicas; director del Departamento Financiero del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (ROU). Fue consultor para Asuntos Financieros de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y consultor contratado del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Fue director del Banco de Montevideo; asesor económico del Bank of América y de la Bolsa de Valores de Montevideo. Ocupó la presidencia del Banco del Plata y fue asesor económico de Citibank N.A. y del Instituto Nacional de Carnes. Autor de numerosas publicaciones. En 2005 recibió el título de Caballero de la Orden al Mérito de la República Italiana y el Premio Morosoli como escultor. Fue declarado Ciudadano Ilustre de San Fele, Italia.Ha realizado una intensa obra artística representada en numerosas exposiciones individuales y colectivas, en su país y en el exterior. Resaltamos otra de sus especialidades: las esculturas permanentes de gran tamaño.

Brindis de Confraternidad Rioplatense

Brindis de Confraternidad Rioplatense