Premio Rioplatense año 2000

Fue recibido por el Ing. Pablo R. Gorostiaga
(ex Presidente del Club y EGD4890 de R. I.)
El martes 4 de abril en Montevideo.
Lo acompañaba su esposa, la Sra. Estela Luro de Gorostiaga.

La comitiva rotaria argentina estuvo integrada por:

  • Dr. Juan Carlos Becciú (presidente) y su esposa, la Sra. María Cristina F. de Becciú.
  • Dr. Alfredo Iribarren (secretario honorario).
  • EPRI Luis V. Giay (socio honorario del Club) y su esposa, la Sra. Celia Cruz de Giay.
  • Ing. Juan R. E. Gear (gobernador Distrito 4890 de R. I.) y su esposa, la Sra. Beatriz I. Coppié de Gear.
  • Ing. Enzo Alfa Azzi y su esposa, la Sra. Susana M. Villanueva Chute de Azzi.
  • Dr. Guillermo E. Arteta.
  • Enrique Braun Estrugamou (ex presidente).
  • Dr. Fortunato Benaim y su esposa, la Sra. Marta S. Fernández de Benaim.
  • Ing. Gustavo R. Carmona (vicepresidente1° y Presidente Ej. 2000/01) y su esposa, la Sra. Hilda L. Cortés de Carmona.
  • Dr. Carlos A. Decurgez.
  • Sr. Horacio Franco.
  • Ing. Carlos Otto Franke (vicepresidente 1° Ej.2000/01).
  • Sr. Mauricio Gesang y su esposa, la Sra. Teresa C. Lofredo de Gesang.
  • Sr. Leopoldo Josephsohn (tesorero Ej. 2000/01) y su esposa, la Sra. Graciela D. Acher de Josephsohn (Presidenta ADARBA).
  • Ing. Adolfo Krummer.
  • Dr. Julio J. Martínez Vivot (h).
  • Sr. Ricardo C. Moral (ex presidente).
  • Esc. Napoleón Paz y su esposa, la Sra. Gloria Cook de Paz.
  • Dr. Juan Carlos Ottolenghi y su esposa, la Sra. Mónica Mollard de Ottolenghi.
  • Esc. José Manuel Pano y su esposa, la Sra. María Irma Taquini de Pano.
  • Sr. Ricardo Pascual Robles.
  • Ing. Mario Luis Piñeiro y su esposa, la Sra. Elida Beatriz Moure de Piñeiro.
  • Sr. José Domingo Ray (ex presidente) Presidente del Areópago Rotario y su esposa, la Sra. María E. Grob Dudignac de Ray.
  • Dr. Eduardo A. Rousseau (pro tesorero Ej. 2000/01).
  • Ing. Ricardo Salerno (ex presidente).
  • Dr. Francisco de la Vega y su esposa, la Sra. Julieta Devoto de la Vega.
  • Sr. Manuel Vetrone de la Torre (ex presidente).
  • Sra. María Celia Fernández Pita de Tritsmans.
Homenaje al General San Martín, en el monumento que lo recuerda en Montevideo, por parte de las dos delegaciones rotarias.

Homenaje al General San Martín, en el monumento que lo recuerda en Montevideo, por parte de las dos delegaciones rotarias.

El programa fue el siguiente:

9:00 hs. Recepción en el Aeropuerto Nacional de Carrasco
10:30 hs. Colocación de una ofrenda floral en el Monumento al Gral. José de San Martín.

En el monumento al General San Martín, luego de colocar la ofrenda floral en su homenaje, de izquierda a derecha, el presidente del Rotary Club de Montevideo, Roberto Couce, el presidente del Rotary Club de Buenos Aires, Juan Carlos Becciú y el premiado, Ing. Pablo R. Gorostiaga.

En el monumento al General San Martín, luego de colocar la ofrenda floral en su homenaje, de izquierda a derecha, el presidente del Rotary Club de Montevideo, Roberto Couce, el presidente del Rotary Club de Buenos Aires, Juan Carlos Becciú y el premiado, Ing. Pablo R. Gorostiaga.

11:00 hs. Colocación de una ofrenda floral en el Monumento al Gral. José Artigas.

En el monumento al General Artigas, se le rindió un homenaje.

En el monumento al General Artigas, se le rindió un homenaje.

11:15 hs. Visita al Museo del prócer uruguayo.
11:30 hs. Copa de bienvenida a la reunión del Rotary Club de Montevideo (Club Uruguay).
12:30 hs. Reunión del Club.

Izamiento de las banderas argentina y uruguaya.
Himnos nacionales de Uruguay y de Argentina.
Presentación en Secretaría, por Angel Mario Scelza.
Palabras del presidente en ejercicio del Rotary Club de Montevideo, Manuel Díaz Romeu.
Presentación del homenajeado por el presidente del Rotary Club de Buenos Aires, Juan Carlos Becciú.
Acto de entrega del Premio Rioplatense Rotary Club 2000, al Ing. Pablo R. Gorostiaga.
Discurso del laureado

15:00 hs. Visita al Museo de la Presidencia de la República en el Edificio Independencia.

PALABRAS DEL DR. MANUEL DIAZ ROMEU, PRESIDENTE EN EJERCICIO, DEL ROTARY CLUB DE MONTEVIDEO

PALABRAS DEL DR. MANUEL DIAZ ROMEU, PRESIDENTE EN EJERCICIO, DEL ROTARY CLUB DE MONTEVIDEO

PALABRAS DEL DR. MANUEL DIAZ ROMEU, PRESIDENTE EN EJERCICIO, DEL ROTARY CLUB DE MONTEVIDEO

En 1960, ante una gran idea de nuestro recordado rotario D. Camilo Fabini. clubes rotarios de Buenos Aires y Montevideo de resuelven instituir el Premio Rioplatense como “Un homenaje en vida a una personalidad argentina o uruguaya que por sus especiales méritos de trabajo y altas condiciones intelectuales y morales, representara a ambos países y que, con carácter anual y alternativamente, dicha distinción se remitiera a una individualidad argentina con ceremonia en el Rotary Club de Montevideo y al año siguiente en el Rotary Club de Buenos Aires a un gran hombre uruguayo y así en lo sucesivo.”

Así reza el acta que ambos clubes firmaron, y que se ratifica año a año, en forma ininterrumpida con el otorgamiento del premio a relevantes personalidades de los dos países, y que además sirve para reafirmar el compromiso de hermandad, que nos viene desde el fondo de la historia.

Hoy ante la presencia de una nutrida delegación del Rotary Club de Buenos Aires, reiterando las palabras de nuestro presidente, les decimos que están en su casa, que no es sólo una frase, sino que están en su casa, porque formamos parte de una misma familia donde nos une la cultura, el idioma, la historia y muchas cosas más.

Y esa relación se confirma y se profundiza cuando afirmamos nuestra calidad de rotario, concepto que repetimos muchas veces, pero que tenemos la obligación de llenar de contenidos.

Hace un tiempo, leía en la revista del Rotary Club de Vicente López, la disertación realizada, en febrero del año pasado en el Rotary Club de Buenos Aires, por el ex-presidente de Rotary International Luis Vicente Giay, que hoy está con nosotros y nos honra con su visita, y en la cual definía. a mi juicio, espléndidamente a Rotary, y decía: “Para mí, Rotary es gente. Gente que ayuda a la gente; gente que trabaja con la gente; gente que se une para mejorar la comunidad donde vive: gente que tiene acción, que tiene ética, que tiene vínculos, que tiene ideales, que en definitiva, abraza un ideal y lo lleva adelante”

Todo esto nos lleva a sentir, que no sólo estamos unidos por la cultura, por la historia, sino que además abrazamos el ideal rotario y pretendemos con nuestras conductas, con nuestras acciones, ser esa gente que definió tan claramente nuestro amigo Giay.

Ser rotario argentino o uruguayo implica, a la vez, que afirmamos nuestras identidades, sentir que caminamos juntos, porque todo nos une y nada nos separa.

No puedo soslayar en esta circunstancia hechos históricos que se recuerdan este año: el 17 de agosto de 1850 fallecía en Boulogne-Sur-Mer, Francia, el general José de San Martín, el 23 de setiembre de 1850, el mismo año, moría en los aledaños de Asunción, Paraguay, el General José Artigas, es decir, este año se cumple el sesquicentenario de la desaparición física de los próceres máximos de Argentina y de Uruguay.

Hay múltiples circunstancias que relacionan a Artigas con San Martín, pero también de Artigas con Argentina y de San Martín con Uruguay. En este momento sólo quiero recordar algunos hechos y pensamientos coincidentes que siguen vigentes.

Los ideales políticos de Artigas y de San Martín entre 1813 y 1815 fueron coincidentes: basta recordar que cuando entra a funcionar la Asamblea General Constituyente en 1813, los diputados que respondían a la tendencia de San Martín permanecían fieles a los postulados de independencia y constitución, y el mandato de los diputados de la Provincia Oriental era declarar la independencia y la sanción de una Constitución que respondiera a la idea de república y de federación. Sólo el rechazo de la representación oriental, pudo impedir el triunfo de la tendencia sostenida de los próceres.

La crisis de 1815 los encuentra en la misma posición. Y en cuanto a la vigencia de los principios democráticos es bueno recordar que: San Martín al establecer en Perú el 1er. Congreso Soberano, quitándose la banda que representaba su autoridad dijo: “Desde este momento queda instalado el Congreso Soberano y el pueblo reasume el poder supremo en todas sus partes”, y agregó: “Mi promesa está cumplida: hacer la independencia y dejar a su voluntad la elección de sus gobiernos.”

En tanto Artigas en la oración inaugural del Congreso de Abril de 1813, devolviéndole a los diputados el mandato que había recibido expresa: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana. Vosotros estáis en el pleno goce de vuestros derechos, ved ahí el fruto de mis ansias y desvelos y ved ahí también todo el premio de mi afán.”

Y es bueno tener presente finalmente que en medio de la desolación, desilusiones y amarguras se exilian ambos en renunciamiento y soledad, humildemente con la triste sensación, de la incomprensión por intrigas y falsos intereses.

Recordar a nuestros héroes tiene que ser un deber continuo, porque ello nos afirma en nuestras identidades y nos proyecta hacia el futuro.

Amigos argentinos, sentimos la alegría y el placer de compartir esta reunión en que homenajeamos al Ing. Pablo R. Gorostiaga.

Ingeniero Gorostiaga en nombre de los socios del Rotary Club de Montevideo le damos la más cordial bienvenida y es un honor para nosotros inscribir su nombre con la distinción honorífica de “Premio Rioplatense de los clubes rotarios de Buenos Aires y de Montevideo”.

El presidente del Rotary Club de Buenos Aires Juan Carlos Becciú presentará al homenajeado y así podrán corroborar, los que no lo conocen, el acierto en la designación.

PRESENTACIÓN DEL PREMIADO
POR EL PRESIDENTE DEL ROTARY CLUB DE BUENOS AIRES
DR. JUAN CARLOS BECCIÚ

Señor Presidente del Rotary Club de Montevideo, Roberto Couce, el señor vicepresidente Don Manuel Díaz Romeu; ex Presidente de R.I. Luis V.Giay, Gobernadores y ex Gobernadores, damas presentes y amigos rotarios.

Señor Presidente del Rotary Club de Montevideo, Roberto Couce, el señor vicepresidente Don Manuel Díaz Romeu; ex Presidente de R.I. Luis V.Giay, Gobernadores y ex Gobernadores, damas presentes y amigos rotarios.

En mis primeras palabras, al transmitirles el saludo afectuoso del Rotary Club de Buenos Aires, en nombre de la numerosa delegación, que me honro en presidir, quiero expresar nuestro agrado por compartir una vez más la mesa cordial del Rotary Club de Montevideo, y nuestro reconocimiento por la grata hospitalidad con que nos han recibido y las finas atenciones que nos han prodigado desde nuestro arribo.

La iniciativa del Rotary Club de Montevideo de instituir conjuntamente con el de Buenos Aires el Premio Rioplatense anual, viene cumpliendo con toda eficacia los propósitos de hermandad argentino-uruguaya, que inspiraron su creación.

Desde 1960 en que se otorgó por primera vez, año tras año se acrecienta la trascendencia, que en ambas ciudades tienen los actos que les sirven de marco.

Durante 40 años fueron distinguidos con este premio relevantes personalidades, uruguayas y argentinas alternativamente, que se destacaron en diferentes disciplinas, sirviendo siempre a la comunidad.

Por ello, este año, cuando tuvimos que proponer el nombre, que debíamos agregar a los que ya habían logrado tan preciado galardón, pensamos en un hombre con relevantes condiciones de caballero y de amigo, de espíritu de servicio, de entusiasmo rotario, de carácter optimista, de humorismo sano y oportuno, de exquisita cordialidad y de espíritu de familia.

Trazar el perfil de un hombre y la obra de una vida en pocos minutos supera mi capacidad de síntesis, y me llevaría largo tiempo hacer una exposición detallada de los muchos y relevantes méritos del Ing. Pablo Gorostiaga, nuestro galardonado, a quien acompaña su gentil esposa, pero en atención al programa especial de esta reunión, y a la sencillez y modestia características del premiado, solamente voy a hacer un apretado resumen de su actuación, para que luego sea él quien nos dirija su palabra.

Pablo, tiene una larga y exitosa carrera profesional, que comenzó hace 52 años, cuando egresó de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, con su título de ingeniero civil orientado a vías de comunicación. De inmediato realizó un viaje de estudios a EE.UU. para interiorizarse en proyectos de su especialidad (Obras públicas, construcción de plantas industriales, edificios habitacionales, caminos, puentes, etc.) y desde entonces su obra fue ininterrumpida.

Desarrolló una profunda actividad societaria y profesional como presidente de EACA S.A., Gorostiaga Obras y Proyectos S.A. Fue Presidente del Centro Argentino de Ingenieros, de la Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros y de la Federación Mundial de Asociaciones de Ingenieros, fue Director de la Revista “La Ingeniería”, miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Científica Argentina y del Consejo Profesional de la Ingeniería Civil, actualmente es presidente, por segunda vez, de la Asociación Argentina de Carreteras.

Tuvo destacada actuación en congresos internacionales. Presidió las convenciones panamericanas de ingenieros de San Juan de Puerto Rico, Caracas, La Habana, Cuba, realizadas con ocho congresos simultáneos de temas de ingeniería.

Ha pronunciado numerosas conferencias y escrito infinidad de artículos periodísticos sobre el rol del ingeniero en la sociedad contemporánea.

A lo largo de su vida recibió premios y distinciones, como la condecoración Andrés Bello en primera categoría, alta distinción del Gobierno de Venezuela, por sus servicios en el progreso de la ingeniería y la unidad americana. También recibió de manos del Príncipe de Asturias, el Premio Puente de Alcántara, que se otorga bianualmente a la más trascendente obra pública inaugurada en los dos años anteriores, en España, Portugal o países iberoamericanos, por la construcción del puente internacional carretero ferroviario entre Posadas, Argentina y Encarnación, Paraguay.

Fue ministro de obras públicas de la provincia de Buenos Aires y es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa y de la Academia del Plata.

Tuvo tiempo para el deporte, el remo y el golf que practica habitualmente y fue presidente del Club de Golf de Mar del Plata.

Como dije anteriormente, son numerosos los edificios habitacionales e industriales en cuya construcción participó, e innumerables las obras públicas realizadas, puentes, caminos, terraplenes, túneles, canales, usinas, cines, solamente me detendré en una, fue presidente del consorcio que realizó el proyecto y construcción del puente Paysandú-Colón, primera unión física entre Uruguay y Argentina, y es director de caminos del Río Uruguay S. A., concesionario del corredor de las rutas 12 y 14. En la Argentina, que comunican con los puentes y que todos utilizamos cuando viajamos en auto, entre ambas capitales, de modo tal, que cualquier queja o felicitación por el estado del camino, ya sabemos a quien dirigirnos.

Es rotario de Buenos Aires, club del que fue secretario y presidente, donde desarrolló una intensa labor a lo largo de 40 años, fue gobernador del Distrito 4890, fundador del Rotary Club de Boedo, y actualmente vicepresidente del comité organizador de la Nonagésima Primera Convención de Rotary International.

Esta Convención, que tendrá lugar en Buenos Aires, si bien nuestro Club fue designado anfitrión, no es la convención de un club, una ciudad o un país, es la convención de todos los rotarios, por ello cuando nos encontremos en ella cada uno de ustedes debe considerarla como propia.

Amigos, quiero agradecerles una vez más todas sus atenciones y para concluir, lo haré con unos versos gauchescos, cuyo autor fue nuestro ex presidente, don Roberto Gorostiaga, padre de Pablo, escritos y pronunciados en 1953 en homenaje al entonces presidente de Rotary International, don Joaquín Serratosa Cibils, y que reflejan nuestros mutuos sentimientos.

“Porqué nuestros patrios suelos
juntos hicieron historia
y misturaron con gloria
su sangre, nuestros agüelos.
Mesmo color de los cielos
es el de nuestras banderas
y es por eso, andequiera,
unidos van los destinos
de uruguayos y argentinos
como hermanos d’endeveras”
“Que si acá los orientales
cantan la patria o la tumba
aya sagrado retumba
nuestro grito: oid mortales
recordemos, pues, triunfales,
cuando yega algún crioyazo
de la otra banda, amigazo,
que un mesmo idial nos ampara.
L’agua dulce no separa,
mas bien nos funde un abrazo”.

ENTREGA DE LA DISTINCIÓN

De izquierda a derecha: Juan Carlos Becciú, Manuel Díaz Romeu, Pablo R. Gorostiaga, con el premio y Roberto Couce.

De izquierda a derecha: Juan Carlos Becciú, Manuel Díaz Romeu, Pablo R. Gorostiaga, con el premio y Roberto Couce.

PALABRAS DEL INGENIERO PABLO R. GOROSTIAGA(*)
AL RECIBIR LA DISTINCIÓN EN EL ROTARY CLUB DE MONTEVIDEO

INGENIERO PABLO R. GOROSTIAGA

INGENIERO PABLO R. GOROSTIAGA

Quiero expresar mi reconocimiento por el gran honor que se me ha discernido al otorgárseme este tan significativo lauro que valoro en toda su dimensión, por lo que significa para la unidad de nuestros pueblos, por la jerarquía excepcional de quienes lo han recibido previamente y por el prestigio de los otorgantes alternativos, los Rotary Club de Montevideo y de Buenos Aires

Este premio se otorga prescindiendo si el galardonado es rotario o no lo es. Cuando sucede como en mi caso que el laureado es antiguo rotario, se lo valora aún en grado mayor y él me anima a mirar hacia atrás, el pasado de nuestras tradiciones rotarias y de la historia de nuestros países. No es detenerse mirar el pasado porque como decía Nicolás Avellaneda “los pueblos que olvidan sus tradiciones pierden conciencia de sus destinos, y los que se apoyan en su pasado glorioso son los que mejor labran su porvenir”.

Ambas márgenes del Plata fueron testigos del paso de las expediciones a principios del siglo XVI que buscaban el oro y la plata, luego vivieron una vida colonial común, integraron el virreinato del Río de la Plata y emprendieron juntos la larga epopeya de la independencia y si bien surgieron dos países soberanos, podemos decir que somos un solo pueblo con dos soberanías.

Esto lo siento por tradición familiar, porque mi madre, de apellido Victorica Villegas, provenía de antiguas familias esparcidas en ambas riberas del Plata. El primer Victorica, Juan era un marino español que vino en una misión en 1790 y su primera escala fue Maldonado y el primer Villegas fue el abogado Miguel Villegas designado por la Primera Junta en 1810 como asesor de Gobierno. De esos troncos salieron ramas en ambas riberas y si bien mi generación ha perdido el contacto con los parientes lejanos de esta margen que mi madre cultivaba, siento profundamente cuando digo que somos un solo pueblo con dos soberanías.

ROTARY

Rotary, la luminosa idea que inició Paul Harris en 1905 fue creciendo, primero lentamente, luego extendiéndose a otros países, internacionalizándose. Recién concluida la primera guerra mundial la idea cruza el Ecuador. Montevideo fue el surco elegido donde se sembró la primera semilla fecunda en el hemisferio sud, en 1918, y al año siguiente el rotary Club de Montevideo funda el de Buenos Aires.

Cuando se crean los distritos ambos clubs, padrino y ahijado, compartían un distrito, siendo el primer gobernador Dante Gaminara, de Uruguay y lo sucedió el argentino Cupertino del Campo.

Hace casi medio siglo, en 1953 fue elegido Presidente de Rotary Internacional un preclaro uruguayo Don Joaquín Serratosa Cibils.

La referencia del Presidente Becciú a la demostración que ofreciera mi Padre me mueven a agregar una décima de su disertación en poesía gauchesca que recuerdo:

Bien haiga, Don Serratosa
que a los crioyos de estos pagos
ha traído tantos halagos
con su distinguida esposa
Nenguna más linda cosa
que un gaucho tan apreciao
se arrimara pa este lao
dende la Banda Uruguaya,
bienvenido sea a esta playa
como mate bien cebao

Más de cuarenta años después otra vez un distinguido rotario de nuestros países rioplatenses sería presidente del organismo mundial, el argentino Luis Vicente Giay, cuya presencia destaco.

ACTIVIDAD PROFESIONAL

Siguiendo la tradición de los premiados, haré una ligera exposición sobre mi actividad. Trataré de enlazar aquella parte de mi actuación profesional de la que pueda extraer reflexiones que puedan ser de interés general.

En las primeras dos décadas de mi actuación profesional empresaria, estuve dedicado en la antigua empresa familiar a la construcción de edificios tanto de departamentos como una torre de 27 pisos en la calle Paraná, o de oficinas, como una torre de 20 pisos en Sarmiento y Florida, o de recreación, como el Cine Metro.

Me formulaba entonces esta reflexión: que es un tema que me motiva, en urbanismo se estudian los ámbitos en que el hombre desarrolla sus actividades vitales en la vida urbana, que son habitar, trabajar, recrearse y transitar. Había construido departamentos, para habitar, oficinas para trabajar, un cinematógrafo para recrearse. Pero nada se hacía, (ni tampoco mis colegas o mi profesión en ese momento) por mejorar los ámbitos urbanos para transitar. Y esa preocupación me llevó a escribir una secuencia de artículos sobre “El tránsito y la vialidad urbana” en 1959 en la que señalaba entonces que por circunstancias conocidas la cantidad de vehículos de nuestro parque automotriz no había crecido en 30 años, y acaso en Uruguay pasaba lo mismo. Pero tras la sanción de ley de industria automotriz, en tiempos de Frondizi, se iba a producir un crecimiento automotriz explosivo, por lo que había que estar preparados para que su efecto benéfico no tuviera contratiempos marginales. Esa publicación de 50 páginas la condensé en un artículo en el Cronista Comercial cuyo título “El tránsito, un problema del mañana que debemos resolver hoy”, sintetizaba mi pensamiento. Además de las soluciones generales, agregaba que quienes construíamos edificios los debíamos retirar, para ensanchar las calles.

Caprichos del destino me condujeron a que iba a participar de ese súbito crecimiento automotriz, y estar al frente de la construcción de la planta de Ford en Pacheco, que fue la más importante obra privada construida en 1963, de 100.000 metros cuadrados de superficie cubierta con pesadas fundaciones para las prensas y alimentadas en cada espacio con gas, aire comprimido, energía eléctrica, agua y desagües, etc. construida en el tan exigente plazo de poco más de un año.

También caprichos del destino me llevaron a que desde entonces mi principal ocupación profesional fuera la dedicada a los ámbitos de tránsito del automotor, regional y urbano, es decir a puentes y caminos.

A fines de la década de los 60, acometíamos en la empresa con mi hermano el proyecto y construcción del nuevo puente Pueyrredón, sobre el Riachuelo, con pilotes de gran diámetro fundado en las arenas del manto puelchense de la era terciaria, que subyace bajo esos mantos aluvionales. El puente llega con diez carriles a Avellaneda, a las avenidas Mitre y Pavón.

También al empezar los años 70 construimos el Túnel de Avenida Libertador, en Belgrano, bajo las vías del ferrocarril. ¿Qué experiencia rescatamos? Que hay que hacer aquellas obras puntuales que dan continuidad a importantes vías de tránsito de varios kilómetros que languidecen por una interrupción o discontinuidad.

Al concluir la década fuimos adjudicatarios de la primera unión física con el Uruguay, el proyecto y construcción del puente de hormigón pretensado Artigas entre Colón (Entre Ríos) y Paysandú, iniciativa de los Rotary Club de ambas ciudades. El ministro de Obras Públicas del Uruguay que con su colega argentino licitó las obras era el Arq. Pintos Risso, aquí presente, Premio Rioplatense rotario 1997. Mi Padre había construido cuatro décadas antes los muelles del Puerto de Paysandú, para la autoridad uruguaya, de modo que sentí como diría Lanza del Vasto, una “Peregrinación a las fuentes”.

Luego hace 25 años se abrió un paréntesis en mi labor empresaria y estuve en la administración de gobierno como Ministro de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires, en una gestión de mucha inversión pública tanto en caminos como en expansión eléctrica y de servicios de agua corriente y desagües. Sancionamos la ley 8912 de “uso del suelo”, para limitar el uso desmedidamente congestivo del suelo y la edificación urbana.

Reintegrado a la actividad profesional, integramos la UTE (Unión Transitoria de Empresas) que construyó sobre el Alto Paraná el puente vial internacional y ferroviario Argentino-Paraguayo Encarnación Posadas. Fuimos acreedores al premio Alcántara que nos entregó el Príncipe de Asturias, a la más importante obra Pública en Iberoamérica, España y Portugal inaugurada en el bienio 1990-91.

De varios centenares de obras realizadas me he limitado solo a las vinculadas con esa actividad de transitar, por que menciona que es mi actividad principal y hoy soy nuevamente presidente de la Asociación Argentina de Carreteras. Cuando era presidente de ella, anteriormente, en el año 1988, decía que había que preocuparse en conservar la red vial cuyo valor total estimaba en 40.000 millones de dólares, equivalente a nuestra deuda pública externa. Diez años después, al volver a presidir esa entidad civil repito que la red es importante porque vale poco más de 40.000 millones de dólares, pero nuestra deuda externa se ha más que triplicado.

ACTUACIÓN EN INSTITUCIONES DE INGENIERIA

Paralelamente a la actividad empresarial he actuado en la conducción de las asociaciones de Ingenieros, nacional y continental.

Fui Presidente del Centro Argentino de Ingenieros a principios de los años 70 y en 1980 me honraron eligiéndome presidente de la Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros, (UPADI) que nuclea a las asociaciones de dos millones de ingenieros de todo el continente. Esta entidad continental tuvo su sede entre 1950 y 1970 en Montevideo y la presidieron entonces los ingenieros Luis Giannnatasio, que dejó el cargo para ser Presidente de la República, Luis Giorgi y Carlos Vegh Garzón.

El confort y bienestar que goza el hombre de hoy respecto al de generaciones anteriores se debe al vertiginoso adelanto científico y tecnológico, del que las ingenierías son parte fundamental.

Decíamos hace 20 años que existe una brecha tecnológica entre el mundo del Norte y del Sud que es conveniente reducir. Los países iberoamericanos deben tender a acentuar se integración, favorecidos por su identidad cultural, porque el progreso científico y tecnológico exige una dimensión de gran mercado, que no es el nacional, sino el regional.

Europa Occidental marcaba el camino y de la Comisión del Acero y el Carbón de Alemania y Francia, luego de tres guerras en menos de un siglo, había surgido un mercado con la economía de escala competitiva.

Sin embargo aquella aspiración que manifesté hace 20 años no se ha logrado y hoy se puede observar que la brecha tecnológica lejos de reducirse se ha acentuado, y la distorsión que introduce la deuda externa ha conducido a reducir la inversión y aumentar el gasto.

Hoy inician la carrera y se gradúan menos ingenieros en América Latina.

Si la ingeniería y profesiones afines son protagonistas de la creación de riquezas y de la generación de bienes y servicios, se debe tender a corregir esta distorsión.

Cuento mayor sea la participación de los profesionales del propio país como protagonistas activos del desarrollo científico y tecnológico, mayor será el progreso económico y social que generen.

Como ingeniero debo insistir en la responsabilidad de los ingenieros de nuestros países de un mayor protagonismo en el proceso de creación de riquezas y creación de empleos sin olvidar la advertencia de Ortega y Gasset en “Meditaciones de la Técnica”.

“Para ser ingeniero, no basta con ser ingeniero, porque mientras os estáis ocupando de vuestra propia faena, la historia os quita el suelo debajo de vuestros pies. Es preciso estar alerta, otear el paisaje de la vida, que es siempre total. La facultad suprema del vivir no es patrimonio de ninguna ciencia, es la sinopsis de todas”.

CONCLUSIÓN

El progreso económico no es un fin aislado en sí mismo y debe ser acompañado por el desenvolvimiento armónico de todas las ciencias de la vida en común, y las metas deben buscarse en forma ordenada y virtuosa.

Rotary tiene pautas de esa vida social armónica, la buena fe como norma en los negocios y en las profesiones, la dignificación de la profesión, la paz y comprensión entre los pueblos y esto lo vive la mente racional de los rotarios y el corazón sensible de sus esposas.

Al concluir estas palabras renuevo la convocatoria para que dentro de 60 días los rotarios uruguayos nos acompañen a ser anfitriones de los miles de rotarios de todas las latitudes de todas las razas, de todos los pueblos, en el magno evento de la 91ª Convención Internacional de Rotary.

Agradezco profundamente al Rotary Club de Montevideo y a su Presidente, que me han discernido este premio, y ha tendido esta mesa, al Rotary Club de Buenos Aires que preside Juan Carlos Becciú, que me había propuesto, a todos los que nos han recibido y a los muchos los que nos han acompañado y muy especialmente a las señoras que han engalanado esta reunión.

(*) CURRICULUM VITAE DEL PREMIADO

Nacido el 31.1.1924, argentino.

Ingeniero civil, graduado en la Universidad Nacional de Buenos Aires en 1948 (orientación Vías de Comunicación)

Idiomas: Inglés y francés.

Viajes de graduados: con su promoción, realizó un viaje de estudios de 6 meses a USA,

en un programa de visita a Universidades, establecimientos industriales y construcciones civiles de todo tipo.

Actividad profesional: dedicado fundamentalmente como empresario constructor a obras públicas, construcción de plantas industriales, edificios habitacionales y obras diversas que serán detalladas más adelante.

Actividad societaria y profesional

Ha actuado durante veinte años en cargos directivos del Centro Argentino de Ingenieros del que fue presidente (l973-1975).

Ex presidente de UPADI, Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros (l980-1985)

Ex presidente de la Federación Mundial de Asociaciones de Ingenieros, FMOI (1981-85)

Ex presidente de la Comisión del Centenario de la Ingeniería Argentina (1970)

Ex presidente de la Comisión de Obras Privadas y de la Comisión de Capacitación Técnica de la Cámara Argentina de la Construcción. Ex miembro del Tribunal Arbitral de la misma.

Ex director de la revista “La ingeniería”.

Ex miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Científica Argentina y del Consejo Profesional de Ingeniería Civil, del Colegio de Graduados de la Facultad de Ingeniería y del Instituto Argentino de la Vivienda.

Presidente del Foro Nacional de la Ingeniería, setiembre de 1993.

Actualmente es Presidente de la Asociación Argentina de Carreteras que ya había presidido anteriormente.

Congresos internacionales

Presidente de la Comisión Urbanística y Social del V Congreso Interamericano de la Vivienda (l963)

Vicepresidente de la Comisión de Energía del Congreso de la Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros (Santiago de Chile, l978)

Presidió las Convenciones Panamericanas de Ingenieros de San Juan de Puerto Rico (l982); Caracas, Venezuela (l984); La Habana, Cuba (l985), realizadas con ocho congresos simultáneos en temas ingenieriles.

Participó en la Convención de la Federación Mundial de Ingenieros (FMOI) de Buenos Aires, Nairobi (Kenia), Nueva Delhi (India), Budapest (Hungría)

Invitado por la Universidad del I.C.A.I. concurrió al Congreso Iberoamericano de Madrid (marzo de 1982) disertando sobre “Población Ingenieril en Iberoamérica”.

Conferencias

Ha dado numerosas conferencias mencionando en los últimos años en: Rotary Club, Automóvil Club Argentino, Centro Argentino de Ingenieros, Colegio Nacional de Buenos Aires, Centro de Constructores de Mar del Plata, Centro de Ingenieros de la provincia de Buenos Aires, Academia Nacional de Geografía, Asociación Amigos de la Ciudad, Unione e Benevolenza, Cámara Argentina de Comercio, etc.

Discursos y artículos periodísticos

Ha escrito numerosos artículos periodísticos y pronunciado discursos y conferencias sobre el rol del Ingeniero en la sociedad contemporánea.

Seminario latinoamericano de “Adecuación de medios tecnológicos en la enseñanza de la ingeniería” en la Universidad de Tucumán (auspiciado por UNESCO-UPADI).

Distinciones y premios

Ha recibido la Condecoración Andrés Bello, 1ª. categoría, alta distinción del Gobierno de Venezuela a la personalidad no gubernamental, por sus servicios en el progreso de la ingeniería y la unidad americana. Le fue impuesta por el Ministro de Educación de Venezuela en 1984.

En 1988 recibió el premio Konex y Diploma al mérito como “empresario de la construcción” en el concurso anual, esa vez sobre Instituciones – Comunidad – Empresa.

En 1991 recibió del Príncipe de Asturias el premio “Puente de Alcántara”, premio bianual a la más trascendente obra pública inaugurada en los dos años anteriores en España, Portugal o países iberoamericanos, por la obra premiada, puente internacional carretero-ferroviario San Roque González de Santa Cruz, entre Posadas (Argentina) y Encarnación (Paraguay).

Función pública

Ex ministro de obras públicas de la provincia de Buenos Aires, 1976.

Asesor Honorario del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación, 1986.

Actividad empresaria

Presidente de Eaca Servicios e Inversiones S.A.

Presidente de Gorostiaga Obras y Proyectos S.A.

Presidente de Concesiones Gorostiaga S.A.

Presidente de Los Girasoles de Tandil S.A.

Director de Caminos del Río Uruguay S.A. concesionaria del corredor de rutas 12 y 14 de Zárate a Paso de los Libres.

Clubes deportivos

Presidente del Mar del Plata Golf ( 1992/96).

Socio vitalicio del Buenos Aires Rowing Club; Mar del Plata Golf Club; Ocean Club; Club Universitario de Buenos Aires (CUBA); Jockey Club.

Obras públicas

Entre las obras públicas realizadas en las que ha participado entre 1949 y 1960 pueden citarse canales (canalización Cañada de Carrizales, en Santa Fe); puente en Paso López, Corrientes (l954).

Caminos (Campana-Atucha; Monje Díaz) planta potabilizadora (ampliación de 330.000 m3/día de la planta de Obras Sanitarias de la Nación, en Palermo); túneles de gran diámetro para grandes acueductos urbanos.

Fue director representante técnico en el contrato de proyecto y construcción del nuevo Puente Pueyrredón, sobre el Riachuelo, para diez carriles, con vigas premoldeadas de 250 toneladas, 48m, y 1,2 Km. de longitud total (años 1967/1969).

Presidente del Consorcio que realizó el proyecto y construcción del puente internacional argentino-uruguayo Paysandú-Colón de 2.400m de longitud, de hormigón pretensado, con tramo central de 150 m. de luz (l971/l975) primera unión física entre Uruguay y Argentina.

Miembro del comité director de la ejecución de las obras civiles de la central termoeléctrica Costanera de SEGBA, de 350MW (l973-76).

Participó en la ejecución del canal Emilio Mitre, de 50 Km. de longitud y de 66 millones de m3 de material removido, dirigiendo el consorcio de defensa costera (l973-76).

Participó de la conducción de la empresa a cargo de la ejecución del proyecto y construcción del bajo nivel vial “Túnel de Libertador” en Buenos Aires; construcción de los elevadores de granos de Rosario y ampliación de sus muelles, etc.

Miembro del comité directivo del consorcio contructor del puente internacional argentino paraguayo Posadas-Encarnación (l982-89)

Titular de la Unión Transitoria de Empresas para la construcción de la toma de Agua de Posadas (l987)

Miembro del comité directivo del consorcio constructor de 14 puentes y reconstrucción de terraplén del Ferrocarril Urquiza, en el delta y sud de Entre Ríos (l984-85).

Obras industriales

Entre otras obras industriales dirigió la construcción de la planta industrial de Celulosa Argentina en Zárate; del Astillero Costaguta en Tigre; de la Bernalesa en Bernal; de la fábrica de cemento Loma Negra en Baker.

Dirigió la construcción de las plantas de estampado de fabricación de carrocerías, montaje y pintura del Centro Industrial Ford, en Pacheco, con una superficie cubierta de 100.000m2 (l962-63)

Edificios habitacionales

Construcción de varios edificios de departamentos de hasta 30 pisos de altura, como el edificio en torre de 27 pisos en Paraná 1141, Capital-proyecto del Arq. Casado Sastre y Armesto de 81 departamentos; en Paraná 1255 – Capital – proyecto Arq. Aslan y Escurra de 52 departamentos.

Edificio Avenida Alvear 1960-proyecto Arq. A. Vedoya.

Estructuras de hormigón armado del edificio Sudamérica de 30 pisos, Cerrito esq. Posadas –proyecto del Arq. A. Dubourg; y del edificio Panedile, Av. Libertador y Oro, edificio de 3 cuerpos –proyecto del Arq. M.R. Alvarez, Aslan y Escurra y Joselevich y Ricur.

Otras obras

Dirigió la construcción del cine Metro, en Cerrito 550, Arq. A. Bourdon, 2400 butacas (l955-56) y cine Atlas, Arq. A. Prebisch, calle Lavalle (1966-67).

Estructura de hormigón armado de Galerías Santa Fe, Galerías Plaza San Martín.

Banco de Avellaneda-Sarmiento 550- Arq. E. Casado Sastre y Armesto.

Estructuras de Galerías Santa Fe y edificio, Arq. Aslan y Escurra (l953-54).

Pileta de natación olímpica Club de Gimnasia Vicente López, en Polvorines.

Tribunas y picadero del Club Hípico, Av. Figueroa Alcorta, Arq. Mario R. Alvarez.

Publicaciones

1952 La fábrica de papel de Zárate

1957 Construcción del cine Metro

1959 El tránsito y la vialidad urbana

1960 El tránsito, un problema de mañana que debemos resolver hoy

1978 El problema energético argentino

1988 La deuda externa latinoamericana

1988 y 1989 Seguridad en el tránsito

1992 El camino y la integración nacional

1995 Prioridad en las obras públicas

1999 Historia del camino

Academias

Miembro fundador (1994) de la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa.

Miembro de número de la Academia del Plata desde 1978 (año del centenario de su fundación)

Actividad Rotaria

Socio del Rotary Club de Buenos Aires desde abril de 1961, del que fue secretario y que presidió en 1970.

Delegado para la fundación del Rotary Club de Boedo 1965 y actual socio honorario.