Premio Rioplatense año 2012

Se entregó el “Premio Rioplatense Rotary Club 2012 “ al Dr. Pedro Barcia

  El martes 14 de mayo de 2012 una numerosa delegación rotaria de nuestro Club acompañó al Dr. Pedro Luis Barcia –quien viajó con su señora Susana Eguren- a la localidad de Montevideo, con motivo de ser distinguido con el Premio Rioplatense Rotary Club 2012. Presidió la delegación Eduardo A. Santamarina, quien fue acompañado por su esposa Eliana Larrain Claro. En la misma noche fueron agasajados por el club padrino con un cóctel y durante la mañana del miércoles 15 se hicieron los tradicionales homenajes a los próceres sudamericanos San Martín y Artigas. Posteriormente y durante la reunión del Rotary Club de Montevideo, su titular, Sr. Carlos Pache, ofreció el agasajo al homenajeado y a la delegación rotaria argentina; también habló nuestro presidente Eduardo Santamarina, para presentar al premiado. Luego ambos presidentes entregaron la distinción al premiado -como se viene realizando desde 1960- al Dr. Pedro Luis Barcia, quien agradeció la distinción. También integraron la delegación: Eduardo Milberg y señora; Adalberto Barbosa y señora; Leopoldo Josephsohn y señora; Fortunato Benaim y señora; Roberto Estévez y señora; José Siaba Serrate y señora; Gustavo Criscuolo y señora y nuestro consocio Oscar Fernández Brital. LOS ACTOS PROTOCOLARES

Como se adelantó la síntesis inicial, en la mañana se realizaron los homenajes al Libertador José de San Martín y al general José Gervasio Artigas, héroe nacional uruguayo.  

EN EL ROTARY CLUB DE MONTEVIDEO

Durante el izamiento de las banderas.

Izamiento de la bandera uruguaya: Ricardo Ehrlich. Izamiento de la bandera rotaria: Eduardo Santamarina. Izamiento de la bandera argentina: Pedro Luis Barcia.

De izquierda a derecha, en la parte central de la mesa cabecera, Eduardo Santamarina, presidente del RCBA; Pedro Luis Barcia, premiado; Carlos Pache, presidente del RCM.

 

ENTREGA DE LA DISTINCION AL DR. BARCIA

Nuestro Presidente Carlos Pache entregó del diploma y medalla al Dr. Pedro Luis Barcia que lo acredita como Premio Rioplatense Rotary Club 2012

Presidente Carlos Pache Secretario Adolfo Petrozelli hacen entrega al Presidente del Rotary Club de Buenos Aires Eduardo Santamarina, un presente confeccionado por la Sra. Sylvia Mayer, esposa de nuestro consocio Pablo Elkan.

Al finalizar la reunión se realizó un Brindis por la hermandad rioplatense de los Rotary Clubes de Montevideo y Buenos Aires

 

Palabras del Presidente del Rotary Club de Montevideo Carlos Pache

Sr. Ministro de Educación y Cultura, Dr. Ricardo Ehrlich; Sr. Presidente del Rotary Club de Buenos Aires, Eduardo Santamarina y señora; Prof. Dr. Santiago Pérez del Castillo, rector de la Universidad de Montevideo. Doctor Pedro Luis Barcia, quien será merecidamente galardonado en el día de hoy con el Premio Rioplatense Rotary Club 2012, sea usted muy bienvenido a nuestra tierra y a nuestro Rotary, nuestra tierra que es también la suya, ya que usted ha tenido el privilegio de haber nacido en un pago, que junto al nuestro, en algún momento de nuestra común historia integraron la Liga Federal. Hemos elegido este mes de mayo como el más significativo en ambas orillas del PLATA para, como ya hace 52 años, regocijarnos en común al hacer entrega del Premio Rioplatense a una personalidad destacada, esta vez en el campo de las letras y del humanismo, como lo es el señor Dr. Pedro Luis Barcia.52 años, que por la idea de Don Camilo Fabini y por la acción de Don Blas Rossi Masella, quien fue el portador de esta comunión laica para conmemorar el 40 Aniversario del Rotary Club de Buenos Aires, se fundaban los primeros pilares de este puente imaginario que une al Rotary Club de Buenos Aires con el Rotary Club de Montevideo. Los argentinos y los uruguayos compartimos un profundo sentido de hermandad que en nosotros, los rotarios, se identifica con más fuerza, ya que hace más de 92 años, nuestro Club tuvo el honor de apadrinar al Rotary Club de Buenos Aires en su fundación. Esos lazos iniciales se han ido consolidando a través de los años, fortalecidos por los postulados de Paul Harris, el fundador del Rotary International, quien predicó la generosidad y la amistad como prenda de paz entre los hombres de buena voluntad. Cada rotario, ya sea argentino ya sea uruguayo tenemos la obligación de contribuir a consolidar estos lazos para que cada vez sean más firmes y estrechos. Para ello debemos lograr que no se interrumpan nuestras comunicaciones, que nuestro comercio se acreciente y que desaparezcan las barreras para que cada uno pueda beneficiarse en la mejor manera posible, manteniendo nuestros compromisos y nuestra ética, sin egoísmos y sin innecesarios temores. Ahora, entre amigos, entre hermanos, le corresponde al Presidente del Rotary Club de Buenos Aires, don Eduardo Santamarina, la presentación del homenajeado Doctor don Pedro Luis Barcia, al que en nombre del Rotary Club de Montevideo, de todos sus socios, le presento desde ya el homenaje de nuestra admiración, el agradecimiento por su vida y obras y el sentimiento de satisfacción por la distinción de que será objeto. Invito a mi amigo don Eduardo, a continuar con la ceremonia de otorgamiento del Premio Rioplatense 2012, presentando al Dr. Barcia.

Palabras del Presidente del Rotary Club de Buenos Aires,

Eduardo Santamarina

Sr. Ministro de Cultura de la República Oriental del Uruguay. Amigos todos. Mis palabras iniciales son pare expresar el profundo reconocimiento del Rotary Club de Buenos Aires por el alto honor de compartir en estos momentos con nuestros entrañables amigos rotarios de Montevideo. A ese hecho se añade nuestra gratitud por el cálido y fraterno recibimiento del Rotary Club de Montevideo que ya hace más de 90 años nos distinguió con el padrinazgo rotario. Recibimiento que tiene el constructivo significado de consolidar el estrecho e indisoluble vínculo espiritual que une a nuestros Clubes. Precisamente uno de los desafíos del siglo XXI reside en intensificar la unión de los rotarios porque merced a ella se expande la excelencia de nuestra labor de servicio tanto en calidad como en cantidad. Nos encontramos reunidos con un propósito sumamente noble, hacer entrega del Premio Anual Rioplatense que nuestros Clubes tuvieron la feliz iniciativa de establecer reconociendo la destacadas actividades desplegadas por ilustres personalidades uruguayas y argentinas. José Domingo Ray Ex Presidente de nuestro Club recordaba una frase feliz del Presidente de los Estados Unidos Warren Harding cuando considerando los problemas que se presentaban en su país destacó: “Si logramos instalar un Club Rotario en todas las ciudades y los pueblos de los Estados Unidos podríamos descansar tranquilos, seguros de que nuestros ideales de libertad y civilización progresarán”. Compartimos esta conclusión con el convencimiento de que gran parte de las penurias que padecen los países quedarían holgadamente cubiertas si en ello se incrementara la satisfacción del ideal rotario porque nuestro lema mundial sigue siendo el mismo: “Dar de sí antes de pensar en sí”. Ese es el mayor beneficio la mayor alegría interior que puede obtener quien sirve a quien más necesita de nuestra ayuda pero la comunidad que nos une también nos impone el deber de rescatar y de resaltar a quienes comulgan con ese ideal como figuras emblemáticas representativas del mismo. A ese objetivo responde el premio que otorgamos cuya entidad rioplatense simboliza los generosos principios que enaltecen al rotarismo. Cumpliendo la grata misión que me fue encomendada y en este ámbito tan hospitalario procedo a efectuar la presentación pública del nuevo recipiendario del Premio Rioplatense Rotary Club en la persona del Dr. Pedro Luis Barcia, tarea por cierto agradable dado el profundo respeto y admiración que profesamos por tan distinguida personalidad. Los merecimientos científicos y humanistas de tan descollante figura emblemática son tan amplios e intensos que toda descripción sintetizada de ello resultará ineficiente. Nació en la ciudad de Gualeguaychú a escasa distancia de la República Oriental del Uruguay. A lo largo de sus 72 años de vida su labor científica, docente y de servicio al bien común desarrollada con singular inteligencia y apego a la tolerancia fue inclaudicable. Dr. en letras por la Universidad Nacional de la Plata en donde fue distinguida su tesis, los proverbios morales del rabí Don Sem Tob De Carrión, Profesor titular por concurso de literatura argentina en la Universidad Nacional de la Plata, Profesor Emérito de la Universidad Austral, Profesor Honorario de la Universidad de Montevideo, Profesor titular en los cursos de Posgrado de la Universidad Austral y en la Licenciatura de Comunicación de esa Universidad. Profesor en España de las Maestrías en Filología Hispánica y Lexicografía Hispánica. Como reconocimiento a su trayectoria docente y científica fue nombrado Doctor Honor y Causa por la Universidad Ricardo Palma de la República del Perú y por las Universidades Argentinas de Tucumán, Salta, Concepción del Uruguay y Morón. En cuanto a su trayectoria científica corresponde destacar que nuestro galardonado es miembro y actual Presidente de la Academia Nacional de Educación y de la prestigiosa Academia Argentina de Letras cuya Presidencia también ejerce. También es miembro correspondiente de la Real Academia Española, de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, de la Academia Nacional de Letras del Uruguay y de la Academia Dominicana de Lenguas entre otras. Autor de decenas de libros, algunos de los cuales fueron editados por la Academia Argentina de Letras entre ellos un inédito diccionario de argentinismos del Siglo XIX, que fue distinguido por la Legislatura de la ciudad autónoma de Buenos Aires. A tales obras se añaden las editadas en España, Nicaragua, Buenos Aires y La Plata y sus dos últimas obras que serán editadas en el curso de este año (Ideario de Sarmiento por la Academia Nacional de Educación e Ideario de San Martín por la Academia Argentina de Letras). En toda obra de Barcia advertimos la luz de la fisión . Gregorio Marañón decía que para cumplir nuestra misión social lo indispensable no es la actitud sino la fisión , palabra ésta que se ajustaba a su sentido estricto de amor al objeto elegido y a la eficacia de ese amor. Una persona plena de aptitudes para cierta faena no la realizará si no la quiere, si no está fisionado de ella aunque su inteligencia sea sobresaliente. La fisión es amor al deber, al deber impuesto por el propio y espontáneo amor a lo elegido a la sociedad, a la verdad, al bien común. Dr. Pedro Luis Barcia en nombre del Rotary Club de Buenos Aires le expreso mi más sentidas felicitaciones por la distinción que representa haber sido incluido su nombre en el Premio Rioplatense de los Clubes Rotarios de Montevideo y Buenos Aires. Asimismo ruego se compense las deficiencias en que pude haber incurrido en esta presentación con la alegría que experimentamos por el justo reconocimiento público de la excelencia que caracteriza a los innumerables y valiosos aportes realizados por Pedro para el desenvolvimiento cultural y la creatividad intelectual de las nuevas generaciones. Muchas gracias.  

Palabras del Dr. Pedro Luis Barcia.

Premio Rioplatense Rotary Club 2012

Sr. Ministro Sr. Presidente del Rotary Club de Montevideo Sr. Presidente de Rotary Club de Buenos Aires les agradezco las generosas y desmesuradas palabras. Creía que la gente con mas calibre pero se ve que se han desbandado en el elogio, lamento muchísimo que eso ocurra en público. Señores rotarios, mi estimado Wilfredo Penco, a quien distingo, porque se distingue por su volumen físico y su categoría intelectual, mi ex compañero de Academia con quienes organizamos la primera reunión regional de todas las academias del mundo hispánico y la única que se ha hecho reuniendo en su oportunidad a Uruguay, Paraguay y Argentina. Señor Rector, Señoras, gente como uno. Me han pedido que opte entre dos formas de discurso: el discurso breve: gracias y el discurso extenso: muchas gracias, pero no voy a hacer caso a esta opción de fierro que me han presentado. Y lo que si quiero agradecer en primer lugar es la presencia de las costumbres japonesas en el Uruguay porque cuando los colegas hacen de uno un currículum a lo mejor uno ha tenido la producción del tamaño de un ombú del currículum, los colegas lo convierten en un bonsái , un arbolito de escritorio prescindible En cambio mi Presidente permita que le diga así , mi Presidente trabaja con el ikebana, con unas hojitas secas que yo he producido y algunas piedritas ha hecho un magnífico centro de mesa de modo que se lo agradezco Señor Presidente. En instancias de hablar en esta oportunidad yo iba a decir que no merezco este premio pero me acorde de inmediato lo que decía mi padre cuando era chico: “Ud. no es quién para desautorizar a gente ponderada cuando le quieren otorgar un reconocimiento” entonces: lo acepto, pero me quedó una duda que me carcome y entonces me plantee aquello que decía Benedetto Croce la crítica de sí mismo, pero quiero hacer un poco de revisión de qué he hecho yo por esta hermandad rioplatense, poco, pero lo único que he hecho es lo que puedo presentar en esta escena. Lo primero que hice es un trabajo sobre el primer poema que yo hice creo que es la fundación de la gauchesca , canta un guazo en estilo campestre, un poema escrito por vez primera en lengua gauchesca que empieza: “Aquí me pongo a cantar debajo de estas talas del mayor guaina del mundo las penas y las hazañas ..” pero lo cierto es que el autor de éste poema Juan Baltazar Maciel, porteño, hombre de iglesia tuvo conflicto con las autoridades y fue yo creo el primer exiliado intelectual que vino al Uruguay para vivir tranquilo y con eso generó una larga tradición realmente de argentinos que han cruzado el río para vivir en paz, que han constituido aquello que Alberdi llamó “El país flotante”, ahí están Juan María Gutiérrez, ahí está Alberdi y tantos otros que constituían la Argentina fuera de la Argentina gracias a la hospitalidad del Uruguay y de otras Repúblicas como el caso de Bolivia y de Chile pero en el país flotante produjo en su momento lo más logrado de nuestra literatura por ejemplo. Pues ese poema canta el triunfo del delegado del rey en la conquista de Colonia de modo que es un primer contacto con lo que va a ser la base fundamental del Uruguay. Ahí Colonia es reconquistada por quien va a ser también su primer Virrey del río de la Plata y ese poema lo celebra en lengua popular porque el autor que era hombre de letras sabía que no hay ninguna voz chica para la celebración y para el festejo y por lo tanto los Señores entonados de la lírica neoclásica aunque tuvieran sus derechos también tenían que escuchar la voz del pueblo que es la que entona este gaucho desconocido en una oralidad completa. El segundo esfuerzo que hago para acercar las dos orillas es mi cancionero de las invasiones inglesas que mi Señora le va a hacer entrega a un hombre de armas como es el Señor Presidente del Rotary porque las invasiones inglesas permitieron la conciencia y defensa de la tierra, los poemas de uruguayos y argentinos, ahí están magníficos textos de un lado y del otro del río. El tercer aporte digo para justificarme, no para exhibir mi currículum. El tercer aporte cuando preparé el texto que recoge todos los poemas de la lucha de la independencia y ahí están de Bartolomé Hidalgo y demás, todos los textos que hermanaban a uno y otro lado del río. Y quiero hacer una observación curiosa los tres hechos que generan una manifestación poética importante en este lado del mundo son tres hechos militares: la reconquista de Colonia, la defensa contra los ingleses, y la lucha por la Independencia. Pero después fue el entonces Presidente de la Academia de Letras del Uruguay que me invitó a formar parte como correspondiente y con opinión calibrada a la distancia, Penco, en la oportunidad que me hice cargo de ese sitial que me honra tomé por tema la obra de una Señora Doña Petrona Rosende de Sierra. Esta mujer comienza a mostrar el movimiento inverso, si aquel crítico vino a Montevideo ésta va a Buenos Aires. No solo funda una escuela sino el primer periódico femenino que ha existido en éste lado del mundo. Se constituyó esta Señora Uruguaya Petrona Rosende de Sierra en la primera periodista y en la primera feminista y además es la primera poeta del Río de la Plata porque aunque alguna le antecedió con alguna pieza ésta logró la publicación nada menos que de cuarenta y tantos poemas que fueron recogidos en gran medida en el Parnaso Oriental de un argentino que paso por Uruguay y que recogió y ordenó la producción de aquella época. De modo que estoy mostrando con este juego de ir y venir de un lado y del otro ésta íntima unión de los dos pueblos y quiero y esto va a tener un fin y acá tengo un enorme reloj que me lo indica. Rescaté y lo digo con mucho orgullo en su justa imagen en la Academia Nacional de la Historia de la Argentina con una conferencia larguísima como todas las mías que son inextinguibles la figura de Marcos Sastre. Marcos Sastre fue uruguayo, se instaló en nuestro país, estudió en Córdoba, se casó en nuestro país, después fue oficial de Gobierno de Montevideo, volvió otra vez allá. Yo titulé en aquella conferencia “Un revolucionario de tono menor” y por que? Porque era revolucionario. Que hizo este hombre? Re volucionó, volucionar es dar vuelta y revolucionar es dar vuelta en torno de sí. El hombre que da vuelta en torno de sí tiene sentido de contexto, ve lo que sobra y lo que falta en ese contexto y entonces recién revoluciona en el otro sentido en la excepción del cambio porque sabe en que tiene que operar para cambiar. ¿Cuál fue la revolución de Marcos Sastre? Produjo un librito llamado Anagnosia con la aprendieron a leer todos los argentinos de más de diez generaciones. El libro más publicado en nuestro país y superó muchísimo todos los métodos de los españoles porque era un método fonético. Este hombre preparó a los lectores futuros para que fueran buenos demócratas, integrados en la sociedad y lucho por la ilustración de la mujer. Absolutamente desconocido porque al pobre Marcos Sastre se lo reduce al autor de un libro. Preparó el camino de Sarmiento. El pupitre en que yo estudié con aquella canaleta para colocar la lapicera y el agujerito con la porcelana eso lo inventó Marcos Sastre antes de que importara Sarmiento de Norte América el sistema. La libreta de calificaciones la inventó Marcos Sastre… Pero no sabemos estas cosas entonces estoy robusteciendo esta idea entre una nación y otra de este intercambio. Le digo los tres minutos que me quedan para recordar el último de los trabajos que hice para recordar que es el Río de la Plata, este río que ha sido plurinombre, el primer nombre que tuvo por supuesto todo el mundo lo sabe es el de Jordano Salvador , no se sabe por qué. El nombre que le dio primero el piloto mayor cuando tocó el agua fue el Mar dulce pero el segundo que le dio es de Santamaría que es el que tomó su gran novelista para mencionar la ciudad en que radicó sus ficciones. La realidad es que este vaivén de un lado y del otro de las costas, este comercio intelectual, este comercio humano, este comercio político ha recibido los nombres mas curiosos: ahí va el río color de león, el río ferruginoso dice una de las mujeres que más calificativos le aplicó al río, el río de melasa y caramelo dice Ezequiel Martínez Estrada, Doña Victoria Ocampo lo llama el río color de dulce de leche y así podemos seguir. Pero yo el mayor mérito que he tenido en esto es rescatar una palabra que estaba olvidada “Pontonero” la uso a troche y moche, porque pontonero proviene de la jerga militar y es el ingeniero que construye los puentes cuando se encuentra la tropa con que hay un río y no se lo puede cruzar, este inmediatamente construye los pontones y cruza el río, de ahí viene pontífice, hay que pontificar haciendo puentes no dando órdenes, ésta es la diferencia de lo que va de Pedro a Pedro en ciertos casos. Entonces el adjetivo pontonero es lo que está sindicando toda ésta gente que de un lado y del otro del río llevaban los aportes, fusionaban los países, tendía puentes y los Rotarys de hoy, el Rotary de Buenos Aires y el Rotary de Montevideo están siendo de altísima ingeniería pontonera articulando y valiéndose de cualquier manera con cualquier pretexto de alguien a quien se puede poner de base para pisar y pasar encima que es el caso mío, sirvo para este caso. Para cerrar con un cuentito: “Había un cura que tenía una iglesita en un bajo y se le inundaba. Entonces apareció el obispo, gente siempre iluminada que da indicaciones claras. Tenés que llevarlo a un lugar más alto. Entonces empieza a construir la iglesita y carga un burro, en el burro va los misales , los ornamentos, la custodia y el cura humilde empieza a arrear el burro por un caminito y estaba lleno de gente viendo que pasaba en esta construcción de la iglesia y cuando avanzaba el burro con todo aquello la gente se sacaba el sombrero y lo saludaba y el burro que era muy burro decía: “ ahora reconocen quien soy”. Señores yo no soy tan burro, lo que saludan uds. no es lo que yo soy sino lo que yo porto. Muchas gracias  

A los pocos días, de regreso en Buenos Aires, el Dr. Barcia envió la siguiente nota:

Buenos Aires, 16 de mayo de 2012

Señor Presidente del Rotary Club Buenos Aires. D. EDUARDO A. SANTAMARINA   Muy apreciado presidente: Por la presente quiero agradecerle muy vivamente todas las atenciones y deferencias que ha tenido para conmigo y con mi esposa con motivo de la entrega del Premio Rioplatense, que me ha sido otorgado por los Rotary de Buenos Aires y Montevideo. Vaya, una vez más, mi gratitud y reconocimiento para ambas instituciones que, aunadas, me han distinguido con su galardón, que me plenifica de orgullo. No tengo sino palabras de reconocimiento para todos cuantos intervinieron en el proceso de la entrega. En primer lugar, para los dos presidentes, que con ánimo de asistencia generosa encabezaron los diversos momentos de estos dos nutridos días, y me destinarios palabras harto generosas. En segundo lugar, para con los matrimonios rotarios que con tanta generosidad de su tiempo nos acompañaron en los actos y momentos que vivimos en las jornadas del 14 y del 15. En tercer lugar, para cuantos destinaron tiempo y esfuerzos para que todo saliera tan lúcido y logrado como se dio. El entusiasmo, simpatía y abierta camaradería, manifiestas por socios de uno y otro lado del río, que presidieron las dos jornadas de festejos merecen nuestro más encendida gratitud. Señor Presidente: por favor, haga usted conocer a cuantos han participado en este magnífico encuentro, lo reconocidos y agradecidos que les estamos. Gracias, renovadas gracias. Cordialmente. Pedro Luis Barcía