Entrega del Premio 2010

Entrega del Premio Rotario Trasandino 2010

al Profesor Marino Pizarro Pizarro, de Chile

Con motivo de la entrega del tradicional Premio Rotario Trasandino 2010, que fue conferido al destacado hombre público chileno y rotario, profesor Marino Pizarro Pizarro, viajó a Buenos Aires una delegación rotaria del club de Santiago de Chile, que encabezó su presidente, el Sr. Jean – Pierre Beaujanot Barbara.

Actos Protocolares

Gregorio Badeni y la junta directiva agasajaron a la delegación rotaria chilena, encabezaba por el presidente de la entidad Sr. Jean-Pierre Bujanot y al premiado profesor Marino Pizarro Pizarro

Martes 1º de junio

Nuestro presidente Gregorio Badeni y la junta directiva agasajaron a la delegación rotaria chilena, encabezaba por el presidente de la entidad Sr. Jean-Pierre Bujanot y al premiado profesor Marino Pizarro Pizarro con un coctel, en el Salón Congreve del Jockey Club Argentino. A continuación podemos ver imágenes de ese agradable encuentro.

 

Miércoles 2 de junio

Ofrenda floral en el monumento al General San Martín. Guardia de Granaderos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ofrenda floral en el monumento al General San Martín.

 

 

 

 

 

 

 

 

En la mañana, las dos delegaciones rotarias argentina y chilena, se trasladaron a los monumentos que recuerdan la memoria de los generales Bernardo O´Higgins y José de San Martín. En ambos lugares se colocaron ofrendas florales. A continuación se pueden apreciar los diferentes momentos recordatorios.

Ofrenda floral en el monumento al General O´Higgins

Reunión del miércoles 2 de junio de 2010.

Sr. Miguel Ángel Martínez Pereyra (centro); el embajador Sr. Miguel Otero Lathrop (izquierda) el premiado profesor Marino Pizarro Pizarro (derecha).

 Marriott Plaza Hotel

Para dar comienzo a la reunión nuestro presidente, Dr. Gregorio Badeni invitó a izar la bandera argentina al gobernador de nuestro distrito, Sr. Miguel Ángel Martínez Pereyra (centro); la bandera chilena al embajador Sr. Miguel Otero Lathrop (izquierda) y la bandera rotaria al premiado profesor Marino Pizarro Pizarro (derecha).

Informe de la Secretaría,

por Juan José Iribarren

Nuestro prosecretario, Dr. Juan José Iribarren, durante su informe expresó: “Señoras, invitados especiales, amigos rotarios. Luego de este solemne momento de izar los tres pabellones y cantar los himnos nacionales argentino y chileno, como tambièn  contar con la presencia de distinguidas personalidades y damas presentes, la reunión de la fecha es una de las que marcan un nuevo hito histórico en la vida del rotarismo argentino. Preside esta reunión de confraternidad argentino-chilena, con motivo de la Entrega del Premio Rotario Trasandino 2010, el Dr. Gregorio Badeni y lo acompañan en la mesa cabecera: El agasajado de la reunión, profesor Marino Pizarro Pizarro, a quien le damos una muy cordial bienvenida!!!

 Con este motivo tan especial, nos acompaña SE el señor Embajador de la República de Chile, Sr. Miguel Otero Lathrop Muy bienvenido!!! Encabezando la destacada delegación rotaria de Chile, su presidente Jean-Pierre Bujanot. Y también nos acompañan los amigos rotarios: El EPRI Luis Vicente Giay, el gobernador del distrito Miguel Ángel Martínez Pereyra y su esposa. El ex presidente del R.C. de Santiag, Sr. Francisco Ducasse Espinoza y señora; nuestro vicepresidente primero Eduardo Santamarina.

Quiero hacer aquí una salvedad. Nos envía muchos saludos, nuestro vicepresidente segundo, Dr. Norberto Palacios Bacqué, quien debido a un accidente está internado y con esfuerzo nos ha llamado para adherirse a esta celebración. Están también en esta mesa, la presidenta de ADARBA, señora Ana María Martínez Goitía de Insua y nuestro consocio Jorge. Y el presidente del Areópago Rotario, Dr. Guillermo Harteneck.

En dos mesas especiales, integramos a los miembros de la delegación rotaria chilena, con socios de nuestro club. Como también al ex presidente del Rotary Club de La Boca-Barracas Roberto Reynoso; el presidente del Rotary Club de Villa del Parque, Guillermo Cittadini, quien concurre con una delegación de su club; el Sr. José Álvarez de Toledo, quien asiste invitado por nuestro amigo Palacios Bacqué y el Sr. Eduardo Kirchuk, titular de la empresa Intec S.A., especialmente invitado por nuestro tesorero Miguel Ángel Marinelli.

En otra mesa se encuentran invitados por el comité de Información Rotaria, que preside Carlos Bastanchuri, los consocios de reciente ingreso a nuestro club. Posteriormente continuaremos con la programación  preparada especialmente para el acto protocolar de la entrega del premio al profesor Marino Pizarro Pizarro. Muchas gracias por acompañarnos y muy bienvenidos al Rotary Club de Buenos Aires”.

Visitas rotarias del país: Guillermo Cittadini, Carlos González, Humberto Gilabert y Hector Zubiaguirre, del R.C. de Villa del Parque; John Blake del R.C. de Río Gallegos y Enrique Finochetti, del  R.C. de Córdoba.

Visitas rotarias del exterior: Félix Leuch, de Schtfhausen, Suiza.

Ofrecimiento de la reunión, por el Presidente del RCBA, Dr. Gregorio Badeni

Presidente del RCBA, Dr. Gregorio Badeni

Esa cuasi bicentenaria unión y amistad entre ambas naciones, tuvo muestras significativas a lo largo de la historia. Muestras económicas, políticas, sociales y frecuentes lazos de unión familiar cuya intensidad fue más que suficiente para superar el aparente obstáculo geográfico que es la Cordillera de Los Andes. Es que, en realidad, esa imponente cadena montañosa, es común y configura otro elemento de unión entre nuestros pueblos.

Esa fraternidad, esa unión, esa amistad entre ambos pueblos, se proyectó con singular simplicidad en la concreción de los objetivos rotarios. En la unión de los rotarios chilenos y argentinos consolidando la fortaleza de la vinculación existente entre los rotarios de los más diversos y distantes países.

Precisamente, a esa finalidad, respondió la creación, en 1986, del “Premio Rotario Trasandino”. Distinción acordada por los clubes rotarios de Santiago de Chile y Buenos Aires que, cada dos años y de manera alternativa, reconoce y honra la labor de servicio desplegada por personalidades ilustres de ambas naciones.

En ese marco, agradecemos muy especialmente la presencia de la delegación representativa del Rotary Club de Santiago de Chile encabezada por sus ilustres autoridades, cuya honorable asistencia nos alegra y reconforta.

Pero, nuestra complacencia se incrementa porque conocemos el particular esfuerzo que realizaron los rotarios de Chile para que podamos en estos momentos disfrutar de aquella unión. Este año hemos compartido la pena y el dolor que invadió a los espíritus chilenos con motivo de las graves penurias sufridas a raíz del trágico desenlace ocasionado por las fuerzas de la naturaleza. Les reiteramos nuestra solidaridad y nuestro sincero deseo para que, a la brevedad, superen esa tragedia asumiendo, tal como están haciendo, el desafió de curar las cicatrices de las heridas que sufrieron.

Paul Harris proclamaba un mundo rotario sin fronteras y sin distinciones entre las personas beneficiadas por la actividad rotaria. Como seres humanos, los rotarios poseemos virtudes y defectos. Estamos expuestos a las críticas. Santiago Ramón y Cajal decía que la crítica debe ser bienvenida, porque entrega una verdad a cambio de un error. En efecto, no puede haber excelencia sin crítica porque ella constituye el arte de juzgar la bondad, la verdad y la belleza de las cosas y de las ideas. En ese contexto, la moral rotaria impone la aceptación de las críticas porque configuran el acicate indispensable para profundizar e impulsar su labor de servir a la sociedad.

Como consecuencia de tales críticas, bien sabemos que los clubes rotarios no tienen por finalidad la promoción individual o social de sus miembros. Su cometido dista de tales metas por más legítimas que ellas sean. Su meta se sintetiza en una finalidad claramente superior y trascendente. Los principios y valores rotarios están impregnados de un sólido contenido ético que se traduce en la amistad, la tolerancia, la comprensión, la buena voluntad, el compañerismo que se debe fomentar entre los rotarios de los países más diversos como instrumentos idóneos para impregnar de esa excelencia al ideal de servicio.

El fundamentó de la ética y la moral rotaria lo encontramos en la razón. La ética no es algo extraño al ser humano, sino un aspecto propio de su naturaleza que es preciso desvelar y aplicar en todo momento. Así, el culto a la virtud y la fe en el bien común son motores indispensables para afianzar la labor rotaría y proyectar sus logros sobre la humanidad.

José Domingo Ray, ex presidente de nuestro Club, recordaba una frase feliz del presidente de los Estados Unidos Warren Harding cuando, considerando los problemas que se presentaban en su país, destacó: “Si logramos instalar un Club Rotario en todas las ciudades y pueblos de los Estados Unidos podríamos descansar tranquilos, seguros de que nuestros ideales de libertad y civilización progresarán”. Compartimos esta conclusión con el convencimiento de que gran parte de las penurias que padecen los países quedarían holgadamente cubiertas si en ellos se incrementara la satisfacción del ideal rotario. Porque nuestro lema mundial prosigue siendo el mismo: dar de sí antes que pensar en sí. Ese es el mayor beneficio, la mayor alegría interior que puede obtener quien sirve a quienes más necesitan de nuestra ayuda.

Pero, la comunidad que nos une, también nos impone el deber de rescatar y resaltar a quienes comulgan ese ideal como figuras emblemáticas representativas del mismo. Con tal propósito, el Rotary Club de Buenos Aires, en su carácter de anfitrión, conforme a la sencillez de las costumbres rotarias, se une al Rotary Club de Santiago de Chile a través del “Premio Rotario Trasandino”, dando testimonio, en la personalidad descollante del Profesor Marino Pizarro Pizarro nuestro respeto por los valores superiores del espíritu.

Reitero mi más profundo agradecimiento por la importante y destacada representación del Rotary Club de Santiago de Chile que hoy nos acompaña; mis felicitaciones al laureado; y mis más sinceros votos

Posteriormente presentó al premiado el presidente del Rotary Club de Santiago, Chile, Señor Jean-Pierre Bujanot

para que pronto volvamos a encontrarnos y disfrutar del hecho de compartir y difundir la unión y amistad rotaria”.

Posteriormente presentó al premiado el presidente del Rotary Club  de Santiago, Chile, Señor Jean-Pierre Bujanot. Luego los dos presidentes rotarios de los clubes de Santiago y Buenos Aires entregaron al profesor Pizarro Pizarro, la distinción del Premio Rotario Trasandino 2010 .

El premiado es profesor de Estado en Castellano de la Universidad de Chile. Ex Rector de la Universidad de Chile. Profesor Emérito de la misma universidad. Miembro de Número de la Academia Chilena de Ciencias Sociales, Políticas y Morales del Instituto de Chile y correspondiente de las Academias de Colombia, Argentina y España. Presidente de la Corporación Cultural Rector Juvenal Hernández. Presidente de la Fundación Marco Bontá. Miembro del Consejo Nacional de Educación. Premio Nacional de Educación. Premio Interamericano de Educación Andrés Bello, de la O.E.A.

los dos presidentes rotarios de los clubes de Santiago y Buenos Aires entregaron al profesor Pizarro Pizarro, la distinción del Premio Rotario Trasandino 2010 .

Ex Gran Maestro de la Gran Logia de Chile. Ingresó a Rotary Club de Santiago en 1989. Ha sido vocal de gran parte de los comités del club y ha presidido los de Ética, de La Prueba Cuádruple y de Cultura. Este último lo preside desde hace tres años. En el periodo 1999-2000, fue Presidente de la Conferencia del Distrito 4340. Director del club en 2000-2001. Vicepresidente en 2001-2002. Presidente del club en 2002-2003. Ha representado al Club en numerosos eventos rotarios. Ha ocupado la tribuna rotaria en muchas ocasiones para rendir homenajes y charlas sobre temas de su especialidad y otras materias.

Compartimos la reunión con la distinguida delegación rotaria

del Rotary Club de Santiago, Chile, integrada por:

Sr. Marino Pizarro Pizarro, el homenajeado, ex-Presidente de Rotary Club de Santiago

Sr. Jean-Pierre Beaujanot Barbará, Presidente de Rotary Club de Santiago

Sr. Francisco Ducasse Espinoza, Ex-Presidente del Club

Sra. Lorena Ljubetic de Ducasse, Ex Presidenta de la Comisión de Señoras

Sr. Juan Enrique Gebauer Burmester, Coordinador de la Delegación

Sr. Antonio González González, socio del Club

Sra. Pilar Martínez de González, Ex-Presidenta de la Comisión de Señoras de Rotary  Club de Santiago

Sr. Jorge Selume, futuro socio

Sra. Eliana Zaror de Selume

Sr. Ricardo Sotomayor Herrera

Sra. Delia González de Sotomayor, ex Directora de la Comisión de Señoras de Rotary Club de Santiago.

Sr. Lindor Pérez Calderón, socio del Club

Vista principal del Salón Fiestas del MPH

Recuerdos históricos rotarios

 

En los inicios del rotarismo en Chile, nuestro club hermanado, el segundo club rotario, fue el de Santiago, que iba a tener tan intenso florecimiento e importancia en la extensión rotaria del país hermano.

Con la llegada a Santiago del señor William M. Miller, como ya hemos explicado, se iniciaron los primeros pasos para fundar un club rotario en la capital. El traía la sugerencia de Herbert Coates de proceder en ese sentido.

Poco después de la visita de este último a Chile, el 24 de marzo de 1924, se reunieron 20 caballeros y adquirieron, como lo dice el acta de esa fecha, “el compromiso de hacer cuanto puedan para mantener siempre el buen nombre de que gozan los rotarios del mundo”.

Firman este documento: Carlos Dávila E., director de “La Nación”; William M. Miller, gerente de Singer Sewing Machine Co.; Ralph C. Scott, secretario de la Asociación Cristiana de Jóvenes; Percy Cordner, gerente de New York Life Insurance Co.; Norman Rowe, director de la Compañía Chilena de Electricidad; Ralph Acherman, agregado comercial de la Embajada norteamericana; Duque Banks, representante de John´s Manville; Héctor Boccardo, abogado comercial; James Carr, socio de Carr Haynes y Cía.; Charles R. Cullen, gerente de Baldwin Locomotive Work´s; Robert Hamilton, gerente de Westinghouse Electric International; Jorge Laing, gerente de West India Oil Co.; Thomas Little, gerente de The National City Bank; Arturo Lorca, contador- jefe de los Ferrocarriles del Estado; Dr. Eduardo Moore, médico cirujano; Elliot Burke, representante de Brunswick Co.; Arturo Vieira, gerente de Gath y Chaves Ltda; Francisco Mardones, gerente de la Compañía Carbonífera de Lebu; Alejandro Montero, socio de A. Montero y Cía.; y Alejandro Méndez García de la Huerta, abogado de corporaciones. El primer directorio provisorio quedó constituido por: Carlos Dávila, presidente; William M. Miller, vicepresidente; Ralph Scott, secretario y Percy Cordner, tesorero.

La segunda sesión se efectuó el 8 de abril en el restaurante “Santiago” y las siguientes en el mismo local, y en el restaurante “Picard”, trasladándose más tarde las sesiones a un comedor reservado del “Club de la Unión”, desde el día 28 de agosto de 1924.El 25 de septiembre de ese año, don Francisco Mardones sucede a don Carlos Dávila como presidente, manteniéndose igual el resto de la Directiva. En el intertanto, el Club se había preocupado de confeccionar su reglamento, establecer sus comités, activar el compañerismo y la asistencia, establecer las cuotas y estructurar su acción en la comunidad. El 24 de marzo de 1925 el Club es aceptado en Rotary International y envía su primer delegado a la Convención Internacional celebrada en Cleveland, Ohio, don Ernesto Barros Jarpa.

A fines de ese periodo es elegido presidente para el próximo 1926-26, don Ricardo Montaner Bello, quien recibe la Carta Constitutiva de parte del ex presidente, Francisco Mardones.

Las iniciativas de orden público alcanzan gran relieve. Se propicia la creación de los Tribunales de Menores, se ayuda al Patronato Nacional de la Infancia y a la Casa de Huérfanos, y en el orden interno se amplían los comités de trabajo. El 1º de julio de 1926 asume la presidencia el Dr. Eduardo Moore, cuya infatigable labor en beneficio de Rotary en el país se inicia con gran vigor. Comprende desde el primer momento que Rotary debe extenderse rápidamente a todas las ciudades de importancia y más tarde a toda la nación.

Empieza, en el primer semestre de su mandato, a propiciar el establecimiento de clubes rotarios en Antofagasta, Concepción y otras ciudades. Establece relaciones de amistad con el Rotary Club de Valparaíso y comienza una difusión del ideal rotario en la comunidad.

El 18 de diciembre de 1926 se funda el tercer Club en Chile, el de Antofagasta, bajo la directa inspiración del Dr. Moore y su primer presidente es el ingeniero don Eduardo Reyes Cox.

En esa época el Rotary Club de Santiago aumentò su número de socios y su influencia en el medio social es evidente. Su importancia e impacto en la difusión del ideal rotario en el resto del país se hará mayor a medida que transcurra el resto de la presidencia del Dr. Moore y éste alcance posiciones más importantes aún en el seno del rotarismo chileno.